Etiqueta: Corea

Sencillez y equilibrio del Lejano Oriente

Una casa será fuerte e indestructible cuando esté sostenida por estas cuatro columnas: padre valiente, madre prudente, hijo obediente, hermano complaciente.” Con esta sentencia, el famoso pensador chino Confucio definió el elemento más importante que toda casa tiene: sus habitantes. Según sus ideas filosóficas, un hogar no lo conforman las paredes que lo sustentan sino las personas que lo integran. Por ello, no es de extrañar que los palacios de Asia Oriental se adaptaran a las necesidades de sus moradores y estuvieran formados por diferentes áreas que albergaban una residencia real, un amplio complejo administrativo y lugares de esparcimiento y recreo.

[photomosaic ids=»24379,24380,24381,24382,24383,24384″]

La palabra “palacio” tiene su origen en la palabra latina palatium, que deriva de la palabra Palatino y que da nombre a la célebre colina donde se situaba la residencia de los emperadores romanos. El palacio así alberga la residencia oficial de un jefe de estado, sea monarca o presidente. En la actualidad, la mayoría de ellos están formados por diferentes estancias que se destinan a diversas funciones, como se viene haciendo desde hace siglos. Pero dependiendo del lugar donde se sitúen, cada palacio es diferente en esencia y en finalidad.

[photomosaic ids=»24385,24386,24387,24388,24389,24390″]

Una de las características más curiosas de los palacios del Lejano Oriente es el principio de espacio para reunirse con la gente. Se asume que los palacios son lugares públicos de reunión o encuentro con otros, con amplias explanadas o patios para albergar a una gran cantidad de personas en su interior. El gobernante recibe al pueblo en estos espacios y comparte con ellos ceremonias y celebraciones a la par que pueden hacer peticiones o sugerencias a sus líderes. No será hasta la llegada de las dinastías Ming y Qing en China cuando se incorpore el principio de privacidad dentro del palacio. El ejemplo más claro llegó con la construcción de la Ciudad Prohibida. De esta forma, dentro del conjunto palatino se empieza a separar una zona pública o dedicada a actos de carácter oficial y una zona privada para residencia del jefe de estado de turno.

[photomosaic ids=»24391,24392,24393,24394,24395,24396,24397″]

Dentro de las diferencias claras entre los principios en los que se basa la construcción de estos lugares regios, cabe destacar que la búsqueda de la armonía y el contacto con la naturaleza están más presentes en los palacios japoneses y coreanos mientras que en los chinos se interesaban más  por el lugar de ubicación para ejercer un gobierno férreo y eficaz.  En este último caso, el palacio se instalaba en amplias llanuras para construir el típico edificio de planta cuadrada y con puertas de acceso situadas a intervalos regulares de distancia, con la parte residencial situada en la parte posterior y las zonas comunes en la parte anterior. Cierto es que la topografía de los dos primeros dejaba poco espacio para construir este tipo de planta en sus complejos palatinos, ya que buscaban el carácter más defensivo, en el caso de los coreanos al situarlos sobre montañas o colinas escarpadas, y que contrasta claramente con el carácter más político y controlador de los chinos, que los situaban en el centro o en la zona norte de las ciudades que fundaban.

[photomosaic ids=»24398,24399,24400,24401,24402,24403,24404″]

Lo que todos ellos tienen en común es la filosofía del fen shui a la hora de localizarlos. El entorno que rodea a la construcción afecta a la vida de las personas que lo habitan. Por ello, la construcción debe estar en armonía con la naturaleza para que ésta le brinde prosperidad y protección en todo momento. Una mala localización puede causar hambre y guerra a sus huéspedes. Así, los ríos, montañas, valles, rocas… todos y cada uno de los elementos deben estar situados en un lugar apropiado. La mayoría de los palacios incorporan lagos, puentes de piedra, jardines… que están ubicados correctamente para generar armonía y equilibrio en el entorno. Incluso se puede notar como la mayoría de las edificaciones están orientadas hacia el sur, buscando la luz del natural del sol y evitando la cara norte, mucho más fría y sombría.

[photomosaic ids=»24414,24413,24412,24411,24410,24409,24408″]

Con todo este conglomerado se puede comprobar cómo la tradición antigua se mantiene en la mayoría de las construcciones actuales, no sólo siguiendo los principios y filosofía marcada por los ancestros, sino también por el respeto hacia la naturaleza y sus ciclos. Éste es sin duda el elemento unificador en todo el Lejano Oriente y que se constituye como seña de identidad. No es de extrañar que los arquitectos actuales de todo el mundo hayan vuelto la vista hacia la cultura y tradiciones orientales, cuya funcionalidad, empleo de materiales, respeto e integración de la naturaleza y la sencillez de sus diseños geométricos son fuente de inspiración constante.

“No limit” o total libertad de expresión artística

Desde el 3 de abril y hasta el próximo día 30 el Centro  Cultural Coreano en España acoge la exposición No limit, donde se podrán ver obras de diferentes ramas artísticas que incluyen desde instalación, pasando por el vídeo, la fotografía  y la escultura.

La idea principal que recoge esta muestra es acercar y estrechar lazos entre los artistas españoles, franceses y coreanos a través de diferentes obras.  El significado latente de esta  exposición radica en el concepto de la ausencia de límites en la creación artística, en los procesos de trabajo y en la concepción de la obra de arte lo que lleva directamente a la libertad de expresión por parte del artista y de su propia individualidad como creador.

[photomosaic ids=»11157,11158,11159″]

Las 30 obras que se pueden visitar son creaciones de artistas como Hugo Alonso, Carlos Cartaxo, Cristina Toledo, Gabriela Bettini, Jeong Eul, Ju Myungsun, Kim Heeyun o Lee Jisun, entre otros. Esta es la tercera vez que artistas de tres países diferentes exponen en éste espacio cultural siendo una forma de intercambio intercultural de ideas, modas, estilos y novedades artísticas.  ¡No se lo pierdan!

Dos Culturas, Dos Escultoras

Dos culturas: España y Corea. Dos escultoras: Mercedes R. Elvira y Kay Woo. Un escenario: el Centro Cultural Coreano. Un motivo: el Festival Internacional Miradas de la Mujer 2014. Desde este viernes 7 de marzo y hasta el próximo día 31, la exposición Dos Culturas, Dos Esculturas exhibirá 30 obras de estas dos artistas.

¿Cómo dos artistas de culturas tan diferentes coinciden en un mismo espacio artístico? La respuesta es sencilla. La temática y la intención de ambas escultoras es la misma. Por un lado, plasman en sus trabajos los conceptos de maternidad, danza y las formas femeninas; por otro, utilizan materiales como el bronce, la madera o el hormigón para dar vida a sus obras. La diversidad aparece a través de las técnicas empleadas en la elaboración de cada una de las esculturas.

[photomosaic ids=»9687,9688,9689″]

La trayectoria artística de Mercedes Elvira es muy completa. Muchas colecciones privadas y organismos públicos poseen algunas de sus obras y, entre sus últimas muestras, se pueden mencionar las realizadas en Chicago, Madrid o Barcelona. Cabe mencionar que Kay Woo ha expuesto sus creaciones tanto en Seúl como en Londres y ha trabajado como escultora de coches para General Motors en Detroit.

[photomosaic ids=»9690,9691,9692″]

Además, el festival contará con un ciclo de cine coreano y proyectará varias películas de la directora Lee Jeong-hyang a lo largo del mes de marzo. ¡No os lo perdáis!

La nomofobia pictórica se titula ‘Art x Smart’

Aquél que diga que es capaz de vivir sin tecnología miente como un bellaco. Y más si nos referimos a un dispositivo móvil. Ipads, ipods, tablets, smartphones, iphones… un sinfín de aparatos tecnológicos llenan nuestro día a día, aparentemente, para hacernos la vida más cómoda. Incluso son parte del proceso comunicativo diario. Quién no visita las redes sociales como Twitter, Facebook o Instagram un par de veces al día como mínimo. Pero, ¿qué hubiera pasado si todos estos dispositivos y redes hubieran aparecido mucho antes en el tiempo?

[photomosaic ids=»7419,7420,7421,7422,7423″]

El artista coreano Kim Dong-Kyu ha dado la respuesta a este enigma en clave de arte. Uniendo tecnología y las obras más famosas de los más grandes pintores de todos los tiempos ha creado una serie de obras que ha recogido bajo el título de Art x Smart. Así podemos observar a La joven de la perla de Vermeer mostrándonos su iphone, La Venus de Velázquez contemplando su tablet, el protagonista del El beso de Klimt absorto en su ipad, el Saturno de Goya en vez de devorando a su hijo buscando un enchufe para cargar su iphone o el Caminante ante el mar de nubes de Friedrich a punto de inmortalizar la vista sobre la montaña con su dispositivo móvil.

[photomosaic ids=»7424,7425,7426,7427,7428,7429″]

Los protagonistas nos enseñan la realidad diaria donde todo el mundo queda absorbido por la tecnología, no importando el lugar donde se encuentre. Quizá el artista está intentando hacer un guiño sobre la necesidad de recuperar las relaciones sociales a través del trato humano y dejar a un lado este tipo de objetos que deshumanizan por completo.

Para contemplar más obras de este coreano se puede visitar su Tumblr en la red. No tienen desperdicio.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén