A veces, darle la vuelta a las cosas para proporcionar una nueva forma y uso a objetos y cosas que están tan sumamente arraigados a su función, puede ser la clave del éxito. Ese es el caso de Rebecca Szeto, una artista china que desde 1999 lleva realizando una curiosa serie de viejos pinceles tallados con retratos femeninos inspirados en las mujeres de la época del renacimiento y otras muchas figuras femeninas de la historia del arte.

Curiosamente, todo empezó cuando un día vio en uno de sus pinceles una pequeña mancha de pintura roja que le recordó a la Infanta Margarita de Austria de Velazquez y fue entonces cuando comenzó a esculpir con un cuchillo pequeño sus brochas y decorarlas con pinturas de aceite. Con un especial cuidado por los detalles, Szeto consigue dar un carácter único a cada pieza, a la vez que reflexiona sobre la idiosincrasia de cada objeto y, de paso, nos demuestra que la vida tiene muchas formas de ver las cosas.

rebecca-szeto_2 rebecca-szeto_3 rebecca-szeto_4 rebecca-szeto_5 rebecca-szeto_6 rebecca-szeto-1 rebecca-szeto-7 rebecca-szeto-8 rebecca-szeto-10 rebecca-szeto-11