A escasas semanas de dar por finiquitado este extraño, pero fructífero, 2016 – con las tristes desapariciones de Bowie, Prince o La Veneno y todo el embrollo de la nueva ‘Era Trump’ mediante-, los grandes festivales de la península siguen a lo suyo. Una nueva etapa de florecimiento y lucha encarnizada por perdurar, y ya de paso ganarse un buen puñado de espectadores.

Leer más