La Navidad está a punto de comenzar y los excesos, en todos los sentidos, están a la orden del día. Empezando por la comida, los dulces, siguiendo con las quedadas con amigos, las visitas al centro de la ciudad y terminando con un exceso de “familitis”. Al final, uno acaba agotado con tanta celebración. Por ello, no es raro que muchos piensen en lugares donde poder descansar durante estas fiestas. Incluso algunos aprovecharán para poder dedicar tiempo a sus hobbies o aficiones para recargar pilas entre evento y evento.

Leer más