Uno de los elementos constructivos indispensables para la comunicación humana es el puente. Desde muy antiguo, los puentes han ayudado a salvar tramos de terreno y hacer la vida mucho más sencilla a las gentes que sobre su pasarela desfilaba. Sea del material que sea, su construcción favorece el contacto cercano de dos lugares haciendo que las personas, las mercancías y el intercambio de ideas permita el crecimiento de esas zonas. Y, sobre todo, permite salvar accidentes del terreno que de ninguna otra manera pueden ser superados.

Leer más