¿Eres de esas personas que en su adolescencia se dedicaban a dibujar pollas en la agenda de tu compañero/a? O peor aún, ¿eres uno de esos adultos que sigue aprovechando cada ocasión que puede para trazar un bonito o suntuoso pene en cualquier lugar?

Si la respuesta es sí, y además te dedicas al running – o lo que viene llamándose de toda la vida irse a correr al parque más cercano, vaya-, ¡hoy estás de suerte!

Leer más