Sus propiedades estimulantes no sólo impulsan a la actividad cognitiva y cardíaca, sino que además inspiran intensamente la creatividad. O eso es lo que parece al observar qué ocurre cuando se usan como material artístico alternativo. El té y el café no se limitan a ser bebidas con un importante valor nutricional, ahora su faceta más creativa ha quedado al descubierto gracias a algunos artistas que han explotado la capacidad de ambos para ofrecer un acabado difuso e indefinido y una original paleta de colores para sus obras.

Leer más