La resaca de la actuación de Lady Gaga el pasado domingo en el descanso de la Super Bowl, aún persiste. La opinión pública coincide unánimemente en que el portentoso show mostrado por la artista es ya, junto a la actuación de Michael Jackson en 1993, la mejor de la historia.

Leer más