El Mar Egeo ha sido testigo del nacimiento de la civilización en Europa. Su posición estratégica entre Europa y Asia siempre ha sido un conducto positivo por el que circulaban influencias, idiomas, culturas y pueblos. Los primeros asentamientos minoicos vieron el alba con el vaivén de las aguas egeas gracias a la migración de las poblaciones anatolias hace más de 9.000 años. Allí prosperaron y desarrollaron una civilización que alcanzó su máximo esplendor durante la llamada época de los palacios hasta que misteriosamente desaparecieron de la noche a la mañana debido a la fuerte explosión del volcán Tera que provocó un auténtico tsunami que llegó hasta las costas del Egipto faraónico.

Leer más