Para fotografiar a Rihanna para la revista Vanity Fair en 2015, Annie Leibovitz la acompañó a La Habana. Allí, colocó a la artista en pose sexy en el bar La Rosa. Aparcado delante, el Lincoln Continental que había pertenecido a Marta Fernández de Batista (primera dama de Cuba entre 1952 y 1959). Toda la imagen inundada de rojo y rosa, entre nostálgica y muy “hot”. De esta forma la fotógrafa norteamericana representó con guiños visuales el estatus actual de Rihanna como diva del pop y una de las VIP más poderosas que han salido del Caribe (la cantante y empresaria de 29 años nació en la isla de Barbados).

Leer más