Vivir en el medio rural, a las afueras del propio pueblo o a unos kilómetros de una urbe no es sinónimo de carecer de servicios básicos. Gracias al desarrollo de las comunicaciones, la mejora de las carreteras y al buen hacer de sus gentes, los pueblos alejados del bullicio urbano son una propuesta en auge. La calidad de vida que ofrece la vida del campo no es comparable con la  vida de ciudad. De ello saben mucho nuestro país vecino. Portugal ha apostado por la recuperación de sus zonas rurales sin olvidar que sigue siendo uno de sus fuertes en cuanto a turismo nacional e internacional.

Leer más