Pollentia fue uno de los enclaves más importantes del Mediterráneo durante la época romana. El comercio fue la base principal de la economía de aquel puerto que creció de manera próspera hasta llegar a conformar uno de los núcleos de población más amplio de las islas. Sus ruinas fueron testigo del ocaso de un periodo que pronto quedaría eclipsado por la llegada de las invasiones árabes. Cerca de ellas, estos nuevos pobladores pondrían las bases de la ciudad de Alcúdia, transformándola en villa Jaime II y dotándola de todas las infraestructuras necesarias.

Leer más