El arte, pese a ser una expresión del propio espíritu materializado en las manos de un artista, también debería tener sus limitaciones cuando afectan a terceras personas y también a animales. No todo vale para llamar la atención y mucho menos si lo que se persigue no es despertar sentimientos en las personas que admiran la obra, sino un interés únicamente económico.

Leer más