Te levantas por la mañana, haces un amago de abrir los ojos pero lo ves todo borroso. No, no son legañas. Antes de ni siquiera dar la primera bocanada de aire ya has echado mano a la mesilla para coger y ponerte tus gafas.

¿Te resulta familiar esta escena?

Leer más