Etiqueta: papel (Página 1 de 2)

Ayumi Shibata: sintoísmo, habilidad y belleza en papel

En el Sintoísmo,  la naturaleza está formada por pequeños espíritus que residen en cada uno de los elementos que la integran. Las piedras, los árboles, las plantas, el viento, la lluvia… cada uno tiene su propio aliento de vida. Lo mismo ocurre con todos los objetos que nos rodean, entre ellos el papel. Este versátil material permite crear y dar vida a obras que llaman poderosamente la atención.

Leer más

El arte de la filigrana en papel

La caligrafía es mucho más que el arte de unir letras. Cuando de pequeños nos enseñan el abecedario y comenzamos a escribir las primeras palabras no profundizan en la importancia que tienen en realidad. En la mayoría de las culturas orientales la caligrafía es considerada un arte y el ritual aparece presente para elevar la escritura en sí a la categoría de creación divina.

Leer más

Asya Kozina: la fragilidad y la belleza de un vestido de papel

En Malatinta Magazine ya os hemos hablado numerosas veces de la versatilidad del papel en el mundo del arte. Y es que, por suerte, hay verdaderos artistas que hacen del papel el elemento perfecto para crear auténticas obras de arte dignas de museo. Este es el caso de Asya Kozina, una joven de origen ucraniano que consigue dejarnos con la boca abierta –literalmente- con cada una de sus creaciones realizadas únicamente con algo tan simple e inocente como lo es el papel

Leer más

Libros de artista: trascendiendo el papel

Este fin de semana los libros cobraban vida. «Libros de Artista» que van mucho más allá de su contenido y nos presentan formas imposibles. Hablamos de Masquelibros 2015, la cuarta edición de esta Feria que cada año nos presenta la vanguardia en un formato tan tradicional como es el papel. Diferentes editoriales se han convocado en estos tres días en la Casa de las Fieras del Retiro y han presentado multitud de obras interesantes.

También ha habido tiempo para exposiciones como «Del papel al espacio» que estuvo presente durante los tres días que ha durado la feria. Una instalación en la que cinco artistas juegan con el papel y su lugar en el espacio.

Se han entregado premios a los ganadores del concurso de «Libros de Artista»: Bela Limenes, por su obra “Donde habita el amante”,  Lara Muiño, por  “Libro destructivo” y Fernanda Staude, por “Fiereza”

Libros que van más allá de las letras, escultura y pintura en este formato hasta convertirlo en Libros de artista. Galerías de toda España han participado en este evento presentando trabajos originales, entre ellas la madrileña Photosai con el trabajo de Sonia Bautista, Fernando Bellver y su viajes a Tokio o Mar Solís

damasco de mar solis

Bodegones de papel en tres dimensiones

Su versatilidad y su capacidad para rendirse sin oposición ninguna a plasmar y absorber hasta la más compleja concepción artística lo convierten en uno de los materiales más apreciados para los creadores. El papel ofrece no sólo una incomparable textura y flexibilidad sino también un carácter sencillo e inocente – no en vano es también el lienzo de la creatividad infantil por excelencia- que le lleva a restar su propio protagonismo para ensalzar con magia a la idea artística que el creador difunde sobre su piel.

Esta versatilidad que muestra como material no sólo se manifiesta como lienzo, folio o bloc de dibujo, sino que muestra un sinfín de  posibilidades. Dobleces, colores y texturas son el secreto de su fuerza artística y muchos son los ejemplos que lo demuestran, como  intrincados y originales bodegones tridimensionales de papel.

La fotógrafa y artista visual argentina Maria Laura Benavente ofrece una curiosa fusión de disciplinas artísticas en sus obras. Color, estética, textura, simplicidad de formas… sus creaciones buscan soluciones creativas a ideas visuales, desde cualquier tipo de expresión, ya sea la fotografía o un proyecto editorial según afirma esta versátil artista.

Licenciada en Bellas Artes y con una densa trayectoria artística, las esculturas de papel de esta creadora detalla con suma precisión cada una de las características de distintos alimentos a pesar de la inestabilidad y la escasa maleabilidad del papel como material.

El artista que quizá ha llevado a su más literal expresion la aplicación de este material como lugar de expresión escrita y literaria es Pawel Piotrowski. Sus obras de papel no representan alimentos, son los alimentos los que se han convertido bajo sus manos en hojas de papel de un cotidiano bloc de notas. Es precisamente la cotidianidad la mejor inspiración para este artista, a la que califica como ‘la Fuerza de Star Wars’.

Este fotógrafo y diseñador gráfico polaco, graduado en la Facultad de Gráficos y Media Art en la Academia de Bellas Artes de Wroclaw ideó este proyecto durante su etapa estudiantil con el fin de animar a los demás a concebir el libro como algo distinto a lo  habitual.

Daniel Carlsten, director de arte y diseñador independiente, quien asegura permanecer siempre en la búsqueda de nuevos y emocionantes proyectos y colaboraciones. Para él, el diseño es de forma simultánea proceso y resultado, una herramienta de trabajo y una forma de arte, un servicio y un producto.

Los artistas franceses Zim&Zou ofrecen una original perspectiva en este sentido. Lucía Thomas y Thibault Zimmermann, estudiaron diseño gráfico, edición, publicidad durante tres años aunque decidieron centrarse en las instalaciones que utilizan objetos artesanales hechos con materiales tangibles – papel, madera, hilo…- alejados del diseño digital. La artesanía es su esencia, y a través de ella – de instalaciones dibujadas, cortadas y montadas totalmente a mano- crean todo tipo de elementos y esculturas complicadas y llenas de color.

El trabajo de Andy MacGregor  se desarrolla entre la ilustración, escultura de papel, la escenografía y la dirección de arte. Su pasión por las esculturas tridimensionales le han llevado a crear relevantes conjuntos de gran escala, escaparates y accesorios, una dedicación que también ha trasladado al papel.

Agnes Cecilia Fidel Siri Charlotte Sundqvist es el impronunciable y extenso nombre de la artista conocida más comúnmente como Fideli Sundqvist. Esta ilustradora y diseñadora gráfico sueca, ganadora de reconocidos premios de diseño, ha convertido el papel en todo un artista creador en sí mismo.

El papel, el mejor amigo del diseño

El papel es un medio al alcance todos, puede que esta sea la razón por lo cual a veces lo infravaloramos. Pero el diseño no sería lo que ha llegado a ser, sin papel para plasmar las ideas de las mentes pensantes de la historia. Todos sabemos la importancia de la celulosa para el hombre, gracias al cual hemos podido trasmitir el conocimiento de generación en generación. Pero ahora con los ordenadores la mayoría hemos sustituido casi por completo el papel como medio.

Puede que esta perdida de identificación del papel como vía, haya conseguido que muchos  reencuentren en el papel un nuevo recurso. Pero el arte unido al papel ya se daba desde hace 2000 años, ejemplo es el origami -plegado del papel para conseguir diversas figuras-. Hoy en día existen muchos artistas que se siguen  inspirando en este arte milenario para el diseño de sus piezas. El artista británico Richard Sweeney explora el papel y la forma en una increíble serie de esculturas de papel.

«Cualquier forma imaginable puede darse a través del dibujo, pero cuando se modela en papel, un objeto tiene que tener forma físicamente. Cuando se enfrentan con una hoja plana como material, no hay indicación obvia de cómo puede ser manipulado en un objeto tridimensional. Las limitaciones del papel como material de fabricación de forma ofrecen un reto».

Pero el uso del papel ha ido más allá de la más complicada papiroflexia y ha alcanzado nuestras pantallas. En este caso, por medio de el videjuego Lumino City. Durante casi tres años, un equipo de seis miembros de desarrolladores llamado State of Play, ha trabajando duro para la creación de este videojuego. Y es que los miembros de este equipo son un poco diferentes, entre ellos se encuentran un arquitecto, un fotógrafo y un modelista, todo lo necesario para ayudar a construir físicamente el entorno del juego.

Lo que diferencia a este proyecto de otros, es que todo el videojuego fue primero diseñado y hecho a mano enteramente con papel, cartón, luces en miniatura y motores.

Mientras que muchos juegos  al animar tienen algún tipo de estética papel, State of Play llevó las cosas un paso más y construyó las series para cada puzzle, las fotografiaron, y luego lo pusieron todo en movimiento por medio de código.

El resultado es un precioso juego-puzzle  protagonizado por una joven intrépida que trata de resolver el misterio de su abuelo desaparecido. Lumino City nos muetra un colorido mundo construido enteramente a mano, un proceso que le da al juego gran estética y tacto. Hay una sensación de calidez que se puede dar a una historia utilizando materiales reales.

 Existe un universo más allá del barquito de papel. 

Vuelta al lejano Oeste

La papiroflexia ha dado lugar a una nueva forma de entender el arte del papel como material para crear esculturas. Jugando con este material, es posible llevar a cabo cualquier tipo de obra en tres dimensiones y que no se quede en un simple acto de dobleces del papel para ejecutarlo. Así, el tratamiento adecuado del papel maché permite crear obras que parecen realizadas en auténtica porcelana. Una manera sutil de decorar interiores sin necesidad de recurrir al kitsch.

[photomosaic ids=»22636,22637,22638,22639,22640,22641″]

El matrimonio formado por Allen y Patty Eckman no sólo comparte tres hijos en común y una vida juntos desde hace cincuenta años, sino también la pasión por el arte y la decoración. En un primer momento, se dedicaron a sacar adelante una pequeña compañía de publicidad. Pero después de doce años, decidieron cambiar su estresante vida en Los Angeles e iniciar una nueva carrera profesional a través de las bellas artes y la creación de esculturas en papel. El descubrimiento de este nuevo material tuvo lugar fotografiando un catálogo cuando Allen se dio cuenta de todas las posibilidades que ofrecía.

[photomosaic ids=»22642,22643,22644,22645,22646,22647″]

Para llevar a cabo sus obras, los Eckman no utilizan el papel maché propiamente dicho. Su técnica difiere manifiestamente en que utilizan una mezcla de pulpa de papel libre de ácido, formada por pulpa hidratada, algodón y una planta denominada abacá. Esta mezcla e vierte sobre moldes de goma hechos de silicona y toman la forma que los artistas determinan. Después, el papel se somete a un prensado para extraer el agua y el proceso se completa con la evaporación de la misma mientras la mezcla sigue en el molde.

[photomosaic ids=»22648,22649,22650,22651,22652,22653,22654″]

El proceso de fundido del papel es muy parecido al método utilizado para el bronce, pero el resultado es diferente y cuenta con una ventaja, ya que permite esculpir muchísimos detalles. Cada pieza es tratada y pintada con un trabajo que lleva meses para ser realizado y que cuenta con un óptimo resultado.

Las temáticas más utilizadas son aquellas que rememoran la cultura y herencia de los pueblos y tribus nativos de América del Norte y del Oeste. Los antepasados de Allen pertenecían a la tribu de los Cherookees y la fascinación por esa cultura le ha llevado a estudiarla en profundidad y con todos sus aspectos, desde la religión y su mundo espiritual y físico hasta su relación con la naturaleza llegando al periodo de la Guerra Civil. También el mundo animal y la naturaleza, sobre todo aves y flores, están presentes en muchas de sus obras. Unas esculturas nada usuales realizadas en un material muy diferente.

Página 1 de 2

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén