Etiqueta: Oscar (Página 2 de 3)

La ‘paja mental’ de Sonia Monroy para ser vip en los Oscar

Sonia Monroy en los Oscar (Twitter)

Sonia Monroy en los Oscar (Twitter)

Muchos han acusado a Sonia Monroy de “montajista” sin escrúpulos, cuando seguramente la actriz tenga una buena explicación a todo el revuelo surgido durante la ceremonia de los Premios Oscar 2015. Mientras que esta explicación llega, narraremos los hechos con las pruebas con las que contamos sobre la mesa y que, por el momento, juegan en su contra. Cartas arriba. Sonia, estás nominada. No a mejor actriz de reparto –mucho menos de protagonista–, sino a abandonar la alfombra roja del Dolby Theatre, donde tuvo lugar la 87º edición de la fiesta grande del cine en Hollywwod.

En esta ocasión no ha sido ‘El Super’, ni Mercedes Milá, ni Jordi González los encargados de anunciar que Sonia Monroy estaba nominada a dejar de pisar la red carpet, sino los miembros de seguridad del edificio alarmados por el espectáculo que allí se estaba ofreciendo. Esto ocurrió el sábado, cuando cualquier curioso de a pie podía fotografiarse donde en pocas horas estarían las grandes estrellas del celuloide. Sonia, no estás invitada. Sin embargo, a la protagonista se le fue el santo al cielo y no compartió con sus seguidores de las redes sociales lo que vivió. Lo hizo un día después, el domingo, mientras la gala de los Oscar estaba en pleno apogeo, lo que dio pie a una confusión: ¿Realmente Sonia Monroy está allí? Sí, pero no. Trampa.

Sonia Monroy en los Oscar (Twitter)

Sonia Monroy en los Oscar (Twitter)

Sonia Monroy en los Oscar (Twitter)

Sonia Monroy en los Oscar (Twitter)

La catalana se paseó por la alfombra roja ataviada con un modelito muy patriótico, que ella misma confeccionó en su hogar. La parte de arriba de encaje rojo poco o nada dejaba a la imaginación, mientras que la parte inferior de su peculiar atuendo consistía en una bandera de España. Esa patria que parece no querer ofrecerle una segunda oportunidad y de la que tuvo que emigrar para labrarse un futuro en la Meca del Cine.

Subrayamos que todo aconteció el sábado, pero ella prefirió darlo a conocer el domingo. Explicó cómo no le habían dejado formar parte de la horda de estrellas que accedían al interior del edificio. Se quedó en la puerta. Llorando. Como así mostró en su perfil de Instagram. Pero el sábado no había estrellas, pero sí se estrelló más de una. La agencia Getty Images fue testigo del barullo que se generó y fechó las imágenes de lo ocurrido el día 21 de febrero, el día de los preparativos, cuando se contaban los canapés para que nadie se quedase sin probar el sándwich de atún con pimiento rojo. Quizá no había suficientes y por eso nuestra internacional actriz, que actualmente triunfa en una telenovela grabada en Miami, no pudo catarlos. Sonia, tranquila, que ya llegará tu turno y todos esos que ahora se ríen de tu simpática fechoría un día suplicarán para que les concedas una entrevista sobre la alfombra roja. Diles que no y llámame corriendo. Quiero la exclusiva. Sólo nosotros conocemos el precio de la fama, pero yo no tengo suelto.

Ornitólogo, filatélico y filántropo Steve Carrell: ‘Foxcatcher’

foxcatcher4Un exluchador grecorromano, Mark Schultz (Channing Tatum), dirige sus palabras a un conjunto de escolares que, con una mezcla de entre asombro y el desconcierto absoluto, asumen cómo el joven les incita a seguir su camino dedicándose al deporte. Han pasado algunos años desde que él estuviera presente en los Juegos Olímpicos de 1984 pero las cicatrices aún pueden percibirse. Un semblante oscuro y apagado, con apenas unas pocas fuerzas para hablar, nos acercan a finales de los 80 y de la Guerra Fría, marco contextual en el que las heridas del gigantón fueron abiertas. Una época de exaltación del sentimiento patriótico por excelencia (y por necesidad) en Estados Unidos. ¿Y qué mejor herramienta que los logros deportivos para esto?

Bajo el mayúsculo afirmativo de que veremos una “historia basada en hechos reales”, los primeros pasos de Foxcatcher son ya toda una declaración de intenciones sobre lo que Bennet Miller, director de la película, nos tiene preparado: una demostración en toda regla sobre la cara, y también la cruz, del deporte y de todas las figuras que alrededor de él revolotean. Si a estas alturas alguien no ha leído o escuchado las historias del personaje principal de esta obra, John Du Pont, que no lo haga. Intentaremos mantener la compostura en favor de la sorpresa final.

El deporte puede dar muchas alegrías, pero también es un mFoxcatcher1undo muy cruel. Y Miller lo sabe. Lo sabe y se regodea en esa idea de falsedad latentete ante la casual conexión de dos desconocidos que deciden, a priori, que pueden ser beneficiosos uno para el otro, dos desconocidos que deciden colaborar porque quieren algo: Mark, ganar y Du Pont, la gloria como entrenador. Ellos son dos de las tres partes de un triángulo completado por el hermano de Mark, Dave Schultz (Mark Ruffalo), el auténtico entrenador en la sombra y ejemplo para su hermano.

Con sus tres pilares, Miller no se detiene tanto en labores competitivas como sí a elaborar casi un estudio psicológico acerca de un egocéntrico empedernido enamorado de su fortuna y con nada más en la vida. Un hombre que ansía por encima de todo un reconocimiento que nunca ha tenido y que se le presenta ahora de la mano de un luchador hambriento de victoria. Un irreconocible Steve Carrell, encarnando al egocéntrico heredero Du Pont, representa no solo a un personaje real, sino a toda la masa de la mediocridad deportiva (y no solo deportiva) que inunda el planeta. Nuevos ricos que, sin tener la menor idea de nada, pretenden recoger los frutos de aquellos que sufren y se entregan a la competición durante, posiblemente, toda su vida.

foxcatcher3

Si hay algo que Foxcatcher consigue representar por encima de todo no es la metodología deportiva ni el lado amargo de las competiciones, ni siquiera el lado del peligro psicológico de las mismas. Si hay algo que Foxcatcher representa es el egocentrismo en su máxima potencia. Y su baza está en Du Pont, un niño consentido encerrado en un cuerpo adulto, cuya única máxima es “comprar absolutamente todo con su fortuna” y cuya necesidad de recompensa y de reconocimiento no es gratuita, sino que viene dada por un desapego total de su figura materna a la que ama y odia – desgarradora la escena de los caballos – y a la que siempre quiso enorgullecer, sin conseguirlo. Miller hace que deportista y entrenador casi se mimeticen por momentos, y para bien o para mal lo hace siguiendo un hilo en cuyo transcurso los actos son apenas imperceptibles si no fuera por las entradas y salidas de Steve Carrell, cómico por excelencia, aquí capaz de acongojar con su sola presencia en escena, sin ni siquiera abrir la boca.

foxcatcher_carrell_dupont

Steve Carrell VS. John Du Pont

El mayor peso de la película recae en él y, como Miller con sus actos, Carrell se transforma casi imperceptiblemente, siendo capaz de transmitir inquietud, terror e incluso pena a partes iguales. El John Du Pont de Bennet Miller y de Steve Carrell es de color gris, es distante, no teme a los largos planos y gélidos.  Foxcatcher da miedo, y Steve Carrell no se corta ni un pelo en que así sea. Pero sobre todo da mucha pena. Pena por el hombre calmado y decidido, pena por el joven perdido, y pena por el multimillonario director de documentales, ornitólogo, filatélico y filántropo (qué jodida maravilla de escena). Y mucho más que eso, Señor Carrell. Bravo.

La letra, con sangre entra: ‘Whiplash’

No era de extrañar que Damien Chazelle se viera obligado a ampliar la partitura de su primer Whiplash al verse ganador del premio a mejor cortometraje en el Festival de Sundance del año pasado.

Leer más

Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia)

Generalmente pensamos que triunfar en Hollywood con un personaje de ficción es lo mejor que le puede pasar a un actor o actriz en su carrera. Fama, más trabajo y por su puesto más dinero. Birdman_birdmanPero a veces esta fama se puede volver en su contra, sobre todo cuando ese papel tan aclamado les ha llegado por casualidad y no por elección propia.

Esto es lo que le ocurre al protagonista del recién estrenado largometraje del director Alejandro González Iñarritu; Birdman. Michael Keaton encarna a un actor de Hollywood, conocido por haber sido Birdman o el hombre pájaro, un superhéroe con alas negras y habilidades sobrenaturales.

Sin embargo, Birdman se convierte en un estigma que le acompaña durante toda su trayectoria, incluso cuando decide lanzarse y pasar de ser un actor de Hollywood a uno de Broadway. Birdman no cesa de aparecer en su mente para desalentarle recordándole lo grande que fue en el pasado y lo poco que va a conseguir como productor y actor de teatro.

birdman

Y es que este tipo de situaciones son muy frecuentes en el mundo del cine, actores como el Elijah Wood o Daniel Radcliffe han tenido que luchar contra viento y marea para demostrar que eran más que Frodo o Harry Potter, que más allá de sus personajes están ellos y su talento interpretando. Leonardo Di Caprio nos ha demostrado con creces que es un actor de primera categoría después de actuar en Origen, Django Desencadenado o El Lobo de Wall Street, pero durante muchos años fue “el chico de Titanic”. Y como ellos, muchos otros, por no mencionar al propio protagonista de Birdman, o más conocido como Batman.

Birdman: La inesperada virtud de la ignorancia, refleja debirdman. una manera magistral los entresijos del teatro mezclando la drama interno del personaje y su pasado, con un elenco de actores de primera. Emma Stone, Edward Norton o Naomi Watts interpretan a los actores en la obra de teatro “De qué hablamos, cuando hablamos de amor” (What We Talk About When We Talk About Love).

Las críticas feroces, la capacidad de imaginación y ensoñación y lo intenso del teatro se juntan en una comedia atípica, que parece grabada en un mismo plano de inicio a fin, de las que merece la pena ver en pantalla grande.

Los ‘selfies’ en el cine

Desde que Ellen DeGeneres se hiciera aquel famoso selfie rodeada de actores de Hollywood durante la pasada edición de los Oscar, el fenómeno ‘selfie’ ha evolucionado y desembocado en las combinaciones más extrañas posibles, tanto que hasta los muñecos de Lego se han hecho el famoso ‘selfie’. Las redes sociales están más que abarrotadas de estas «auto-fotos», que si ya lo copaban todo antes…ahora más todavía. Incluso el ‘selfie’ ha evolucionado creando sub-categorías como el conocido como «telfie» que consiste en hacerse un selfie pero con una televisión detrás. Todo un reto…bastante estúpido, por otra parte.

En fin, creo que no nos equivocamos al decir que el dichoso selfie se nos ha ido bastante de las manos… Pero bueno, si esto sirve para crear cosas tan divertidas como la que os traemos a continuación… bienvenido sea!

Así hubieran quedado estos peliculones con el protagonista teléfono en mano haciéndose selfies en los momentos más inesperados. ¡Magnífico!

Penélope Cruz, 40 años en 40 vestidos únicos

Este lunes Penélope Cruz ha alcanzado la destacaba barrera de los 40 cumpliendo casi todos sus sueños. La de Alcobendas se ha convertido en todo un referente del cine español en el extranjero, siendo una de nuestras intérpretes más internacionales del momento. Ha hecho de Hollywood su particular oficina de trabajo, aunque siempre que tiene ocasión acepta algún que otro papel en su tierra natal para recordar sus orígenes.

Penélope Cruz en una imagen de su cómic

Penélope Cruz en una imagen de su cómic

Si de rememorar va la cosa, la web de estilo Stylighy ha realizado una titánica infografía en la que hace un recorrido por la vida de Penélope Cruz a través de 40 vestidos. Desde aquel look ochentero con el que dio el salto a la fama protagonizando un videoclip de Mecano, hasta aquel otro modelito con el que logró consolidar su carrera en la meca del cine consiguiendo la estatuilla por excelencia: el Oscar. Vestido de Pierre Balmain que, a pesar de conquistar a propios y extraños por su original diseño vintage, se trataba de un diseño rescatado del armario y que contaba con más de 60 años de historia. Un traje excepcional con el que también se ilustró el comic que narra su vida y del que MalaTinta ya habló en su día.

Pero año tras año, el estilismo de la ‘chica Almodóvar’ sirve como recordatorio de los acontecimientos más destacados de su carrera: l escueto vestido rojo con el que conquistó a Javier Bardem en Jamón jamón; el exuberante body de Rob Marshall con el que protagonizó la película musical Nine y con el que consiguió su tercera nominación a los Oscar; ese conjunto lencero no apto para cardiacos que lleva su nombre y en cuya etiqueta se refleja la firma de ropa interior que fundó junto a su hermana Mónica, Agent Provocateur; incluso el disfraz de Mario Bross con el que ofreció su imagen a un spot publicitario de Nintendo.

Infografía de STYLIGHT.es

El ‘selfie’ de los Oscar en su versión más artística

La noche del 2 de Marzo, durante la Ceremonia de los Oscar, tenía lugar uno de los acontecimientos que más han revolucionado las redes sociales en los últimos meses. Ellen DeGeneres (por cuenta de Samsung) decidía subir a Twitter una foto realizada con un teléfono móvil a varias de las estrellas más famosas del panorama cinematográfico actual. En cuestión de minutos la foto ya tenía millones de retweets. Colocándose en el primer puesto de retweets de la historia. Pocas horas después de este acontecimiento de dimensiones máximas, los usuarios de Twitter de medio mundo empezaron a emular dicha foto, ya fuera con sus propias caras, con muñecos… cualquier cosa era válida. La red se ha visto inundada de ‘selfies’ desde el día de los Oscar. Pero ¿pensábais que ya lo habíais visto todo del ‘selfie’? Pues no.

La artista Heather Rooney ha decidido darle una vuelta de tuerca a la foto. En este time-lapse que os mostramos a continuación, el selfie más famoso de todos los tiempos se ve reconvertido en una espectacular pintura realizada, ni más ni menos, que con lápices de colores.

Página 2 de 3

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén