Muchas veces, cuando alguien no versado en el mundo de la pintura, no entiende muy bien las diferencias entre un estilo y otro, te suele preguntar cómo lo haces. Cuando le intentas explicar un poco de qué manera puede hacerlo, lo que más le sorprende es la capacidad de poder diferenciar los pequeños detalles entre unos estilos y otros. Aunque es fácil recurrir a la broma de “tener el ojo entrenado” para el arte, la verdad es que a veces no es tan sencillo hacerlo. Sobre todo si se trata de estilos más actuales que hacen una mezcla de los más recientes en el tiempo. No es lo mismo discernir entre un Goya y un Van Eyck, entre los que versan siglos y estilos de diferencia entre ambos, que entre una pintura del año 2010 y otra del 2021. Es más fácil que haya algún tipo de influencia entre artistas más cercanos en el tiempo y el estilo que entre aquellos que les separan siglos. Aunque, en muchos casos, no tiene por qué.

Leer más