El nombre de Pablo Ráez es ahora sinónimo de superación y lucha. El joven malagueño de 20 años nos ha dado a todos un ejemplo de vida, aunque tristemente el precio que ha pagado por ello ha sido su propia vida. De hecho, no podríamos exagerar en este punto si incluso Sergio Rodríguez, médico del centro de transfusiones sanguíneas de Málaga y responsable de captar donaciones de médula en Andalucía ha reparado en el hecho de que se han conseguido más de 3.000 donaciones nuevas desde que el pasado 25 de febrero a consecuencia de la leucemia contra la que batallaba desde hacía dos años.

Leer más