Etiqueta: muñeca

Lammily, la ‘Barbie normal’, ya tiene la regla

La inconquistable perfección de Barbie ya ha encontrado una sorprendente dura rival a la que juzgó de forma errónea como débil: la cruda realidad. La apología de la belleza y las proporciones poco naturales se ha topado de frente con una archienemiga a la que nunca había otorgado el poder que ostenta: los granos, las estrías y la celulitis son las armas de cotidianidad que utiliza Lammily, la ‘Barbie normal’, en esta dura batalla en el ‘mundo muñequil’.

La última adquisición de tal cotidiano ‘armamento’ ha resultado ser una bien conocida y pocas veces bienvenida y bien hallada del mundo femenino: la menstruación. En ocasiones interpretada en anuncios por aterradoras y estrictas mujeres vestida de rojo con un semblante más severo que la Supernanny, otras veces glorificada cual mística aparición de la pureza – los de la ‘generación Chanquete’ nunca olvidaremos aquel memorable capitulo de ‘Verano Azul’ en el que a Bea ‘le vino la regla’-, lo cierto es que a la menstruación le han salido curiosas representaciones con el único fin de romper lo que antaño era casi un tabú.

Lammily se ha empeñado en ofrecer naturalidad en este sentido y una vez más, quebranta la tiranía de las muñecas perfectas con una versión que incluye ciclo menstrual y un curioso kit con ropa interior, toallas sanitarias, pastillas de colores y un folleto didáctico sobre el tema, junto a un calendario para poder controlar y calcular las idas y venidas de su periodo.

Cicatrices, pecas, lunares y arañazos de quita y pon son los curiosos complementos -a modo de pegatinas reutilizables– de esta muñeca que pretende invitar a la reflexión, objetivo cumplido, a las pruebas nos remitimos,  del artista e investigador Nickolay Lamm, que se propuso lograr un proyecto que ensalzara la belleza de lo real. ¿Quieres una muñeca original, normal y posiblemente con algunos días difíciles al mes? Echa un vistazo a este vídeo de Lammily:

 

 

 

Barbie Hipster se ríe de ti y de tus fotos de Instagram

La muñeca más famosa del mundo, Barbie, se ha puesto reivindicativa desde hace unos años. Harta de que algunas de sus fieles amigas de la infancia se hayan hecho mayor y la hayan abandonado en un triste cajón, la popular rubia de medidas perfectas ha decidido abrirse una cuenta propia en Instagram donde reírse sin tapujos de aquellas niñas que han evolucionado en instagramers de moda, que han pasado de crear tiernas historias de amor con su afeminado novio Ken a compartir con sus seguidores ridículas instantáneas con cierto aire melancólico que tanto triunfan en las redes sociales.

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

La cuenta de Socality Barbie se burla de la autenticidad de los momentos que se comparten en este medio. Se ha pasado de imaginar una vida de mayores, a vivir otra similar que consiste en recrear gloriosos momentos, subirlos a Instagram y esperar a que alguien le regale un ‘like’ por su hazaña. Como aquellas muchachas de las que trata burlarse, Barbie ha dado un giro a su look y ahora aparece en sus fotos con sombreros, gafas de pasta y modelitos vintage. También realiza viajes a recónditos parajes de la geografía donde posa sin miramientos y trata de hacerse viral utilizando siempre el hastag más acertado.

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Rescatamos algunas de sus mejores imágenes y si te sientes aludida no lo pagues con nosotros, abre el baúl de los recuerdos, desempolva tu Barbie, péinala –que seguramente le hará alta- y discúlpate con ella. Tiene más de 55 años, pero goza de una vitalidad que más quisieras.

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Imagen de la cuenta de Socality Barbie

Kokeshi: tradición milenaria

La antigua tradición norteña japonesa sigue aún a día de hoy muy viva. Las muñecas kokeshi siguen realizándose artesanalmente desde el período Edo y, como muestra éste vídeo, seguirán presentes en la cultura mucho tiempo.

La “hermana real” de Barbie

lammily1Barbie ya tiene competencia, y no cualquiera. Por fin ha llegado al mercado una versión más realista y “humana” de las muñecas de nuestra infancia. Si estás empezando a pensar los regalos de Navidad esta es nuestra propuesta más original. Lammily es la versión final de un proyecto que empezó hace unos meses. Fue al diseñador Nickolay Lamm  a quien le surgió una pregunta ¿Cómo sería una Barbie con medidas realistas?

Y este es el resultado, Lammily, una muñeca que combate algunos de los cánones de belleza que la muñeca Mattel lleva encarnado desde hace ya 60 años. Esta versión muestra una belleza más real. De hecho, su diseño se basó en datos reales de las medidas medias de la adolescente estadounidense. La muñeca apenas lleva maquillaje, su vestuario es más sencillo, es castaña, e incluso su tono de piel es más moreno. Pero una de las variaciones más llamativas son sus articulaciones. A diferencia de la muñeca rubia, Lammily puede sujetarse sola sobre una superficie (pudiendo usar o no tacones) y tiene el cuerpo articulado que la permite hacer deporte.

Esta clase de detalles parecen imperceptibles hasta que los pensamos dos veces. ¿Qué clase de influencia llevamos recibiendo y se sigue perpetuando de la mujer? Un ideal en el que es impensable el andar sin tacones y en el que no podemos demostrar que somos fuertes y deportistas, pero hemos de seguir teniendo medidas perfectas. Su campaña inicial supo resumirlo con gran sencillez:

Esta muñeca, que fue lanzada este año por medio de una campaña de financiación colectiva (‘crowdfunding’), ha ido más allá y ha creado un conjunto de 38 pegatinas de vinilo. Un set que consigue humanizarla  aún más: acné, celulitis, estrías, cicatrices, lunares, pecas, heridas, tatuajes, gafas, manchas y hasta picaduras de mosquito.

El objetivo que su diseñador busca es evitar que los niños perciban mensajes que puedan crear los estereotipos que condicionan o acomplejan en  edad adulta.  Aquí las reacciones de los que son los jueces finales, y más relevantes. El resultado no podía ser más esperanzador.

 

La triste historia de Barbie y su afeminado marido Ken

Lanzada al estrellato a partir de marzo de 1959, la muñeca más famosa del mundo es una creación de Ruth Handler, esposa del propietario de la compañía estadounidense Mattel. Barbie, bautizada en honor a Bárbara, la hija del matrimonio, ha gozado desde su creación de un inigualable éxito de ventas debido a que las niñas del mundo occidental la adoptaron como un modelo a seguir. Eso sí, ahora Barbie, que compite en los grandes almacenes con infinidad de competidoras igual de divinas, es una mujer del siglo XXI para lo bueno como para lo malo en manos de diversos artistas que han explotado su figura como denuncia social.

La supuesta homosexualidad de Ken está en boca de todos desde que sus complementos de moda hacen sombra a los de su preciosa mujer. La serie In the dollhouse muestra el día a día de un matrimonio un tanto especial. En ella se muestra sin tapujos los anhelos ocultos del compañero sentimental de Barbie, así como su disgusto al conocer que el amor que le profesa Ken a otros toys no es comparable al que le entrega a ella. Con altos tacones de aguja, leyendo revistas de moda, pillado en el catre con otro varón de plástico articulado o haciéndose con el dominio del tocador de su cursi lavabo, entre muchas más escenas que recrean la verdadera vida de Barbie y Ken dentro de su casita de muñecas.

[photomosaic ids=»10885,10884,10883,10882,10881,10880,10879,10878,10877,10876″]

Una visión similar es la que posee la fotógrafa Clayton Mariel, que a diferencia de la serie anterior ha creado una colección de viñetas en las que Barbie tampoco sale muy bien parada. Sin embargo, en manos de esta maestra de la fotografía es la muñeca de rubia cabellera quien da rienda suelta a sus pulsiones más íntimas. Desde orgias a espaldas de su marido hasta una ruptura difícil de manejar, pasando por momentos tan cotidianos como el pipi mañanero o el cuidado de su prole. Una catarsis vital que obliga a Barbie a tomar drásticas medidas como decapitar a su esposo. Lo que ha cambiado la historia…

[photomosaic ids=»10886,10887,10888,10889,10890,10891,10892″]
Toda precaución es poca y ante la ingente cantidad de películas, series y libros que centran sus historias en realidades apocalípticas en las que el zombi se convierte en el primer eslabón de la cadena alimenticia por encima del hombre, Barbie no se aminora. La posible plaga zombi no será un problema mayor para una luchadora de la talla de esta muñeca de rubios cabellos y armas tomar. Al menos eso se desprende del original kit que han creado para adiestrar a las más pequeñas de la casa para un posible holocausto caníbal. Su mejor amiga viene equipada con una espada, un lanza proyectiles de larga distancia, un bate para romper cráneos con la misma facilidad con la que se echa una la mascarilla capilar e incluso granadas de mano. Un arsenal digno para sobrevivir al fin de los tiempos sin perder el glamour que la dio a conocer con un bélico mimetizado color rosa a juego con el bazoca.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén