¿Quién no ha soñado con una segunda casa de veraneo donde poder pasar las temporadas de descanso, en un lugar único donde poder recuperar fuerzas y realizar todas las actividades de ocio que uno desea? Desde la playa a la montaña, a un pueblecito con encanto o un lugar remoto y desconocido, cualquiera de ellos es válido para poder desconectar y disfrutar de la vida. En la Europa del Norte es habitual buscar un lugar cerca de la naturaleza, gracias a esos únicos escenarios que las tierras continentales con su peculiar clima son capaces de crear.

Leer más