A todas nos gusta estar perfectas en cualquier ocasión. Por eso, usamos el maquillaje para resaltar y potenciar la belleza natural haciendo que destaquen nuestros rasgos más bellos, mientras que disimulamos las pequeñas imperfecciones. Pero, como muchas cosas en la vida, hay que tener mucho cuidado con su uso para no parecer que acabamos de salir de trabajar en el circo. Porque el maquillaje ayuda, pero a veces, puede tener el efecto contrario. ¿Cuántas veces habéis visto a chicas monísimas pintadas como auténticos cuadros y habéis pensado “OMG ,¡qué manera de estropearse!».

Leer más