El viernes 4 de diciembre, cuando el reloj marque las 00:00 horas, coincidiendo con el puente de la Constitución, da comienzo oficialmente la campaña electoral. Durante dos semanas, los líderes políticos de los distintos partidos que optan por conquistar La Moncloa estarán hasta en la sopa. Mítines, acciones solidarias con una horda de periodistas para que den buena cuenta de su ‘nueva’ faceta de samaritano, firma de autógrafos a pie de calle cual estrellas del rock y, sobre todo, la mejor sonrisa para ganar votos y alzarse como presidente del Gobierno. Al fin y al cabo, un juego de niños del que todos estamos pendientes, pero cuyas reglas no logramos entender del todo, ya que la sensación que nos queda después es de que los dados estaban trucados a su favor.

Leer más