Etiqueta: hiperrealismo (Page 1 of 4)

La virtuosidad de la naturaleza a través de los pinceles de Josie Morway

Famosa por representar como nadie la fauna de nuestro planeta. La artista norteamericana Josie Morway ha conseguido poner al servicio de sus pinceles a los más bellos animales que nunca antes has podido ver

Leer más

Los astronautas que flotan y caen de Jeremy Geddes

No son fotografías. No son realidades. No son historias. Son sentimientos que dan vida al imaginario de este peculiar pintor. Jeremy Geddes es uno de esos pintores que cuando ves su obra eres incapaz de olvidarla. ¿Realidad?, ¿ficción?, quizás sí, quizás no, nada es lo que parece, pero sí lo que uno quiere ver.

Leer más

‘Post Neo Cubismo’ el nuevo concepto de street art de Belin

Si os decimos el nombre de Belin, seguramente que la mayoría de vosotros sabréis sin dudar de quién estamos hablando. Miguel Ángel Belinchon Bujes, Linares 1979, mejor conocido como ‘Belin’ y por sus espectaculares obras que se encuentran esparcidas por paredes, edificios e instalaciones de todo el mundo que ve con ojos sorprendidos lo que este jienense es capaz de expresar con sus sprays.

Leer más

El surrealismo metafórico de Vladimir Kush

Cuando el artista italiano Arcimboldo empezó a crear unas obras cercanas a la anamorfosis, nadie imaginó que sería considerado unos de los artistas más originales del manierismo europeo. Tal es así que Rodolfo II no dudó ni un segundo en llamarlo a su corte para que realizase una serie de obras, incluido un retrato del emperador. Los artistas surrealistas pusieron sus ojos en él cuando fueron redescubiertas por un Salvador Dalí impresionado por la obra del italiano. La verdad que la forma de conseguir retratos mediante la colocación de frutas y verduras en el lienzo no había tenido ningún tipo de precursor previamente, pero consiguió hacer ver que el verdadero artista es capaz de utilizar su imaginación para crear la realidad en el lienzo. El artista que ocupa las siguientes líneas también interiorizó este principio y lo ha llevado a la práctica magistralmente.

[photomosaic ids=”44240,44241,44252″]

Cuando Vladimir Kush contaba unos cuatro años de edad, su padre advirtió que el pequeño tenía dotes para la pintura. No dudó ni un minuto en animarle para que se dedicase a lo que tanto le gustaba. Por ello, empezó a tomar clases de pintura desde muy corta edad. Con dieciséis años entró en el Instituto de Arte de Moscú donde muy pronto observó el arte un tanto academicista que se enseñaba. La influencia de Paul Cézanne era la tónica particular del centro y Kush no se sentía identificado con la técnica del maestro impresionista.

[photomosaic ids=”44242,44243″]

Empezó a indagar, a investigar y a visionar la obra de grandes artistas como Botticelli, El Bosco, Van Gogh, Monet o Dalí, gracias a su curiosidad y afán científico heredado de su padre. Ello le llevó a comprender que estos pintores no sólo habían interiorizado los logros de artistas precedentes sino que también la labor creativa pasaba por la propia inventiva e imaginación. El influjo surrealista hizo mella en él y las metáforas empezaron a cobrar vida a través de su pincel.

[photomosaic ids=”44244,44245,44253″]

Sin embargo, nadie es profeta en su tierra. El joven Kush decidió trasladarse a Estados Unidos a probar suerte como artista. A pesar de sus esfuerzos, fue realmente en su continente natal donde sus obras comenzaron a ganar fuerza y visitas y por ello decidió trasladarse a Hawai, donde podía mantener un doble contacto tanto con Asia como con América. Allí fundó su primera galería artística, seguida de una segunda que ubicó en California.

[photomosaic ids=”44246,44247,44254″]

La impronta surrealista es muy clara en la obra de este pintor ruso, sobre todo en el empleo de metáforas o elementos cuyo significado onírico es inconfundible. Globos aerostáticos hechos de nubes, lagunas que resultan huevos fritos, mariposas que resultan ser manzanas, puentes que son orugas… un sinfín de animales y objetos pueblan los lienzos de Kush llevando al espectador a una observación más profunda y con más detenimiento.

[photomosaic ids=”44248,44249″]

En muchos aspectos, sus obras recuerdan a las de El Bosco, pero difiere del artista holandés en que sus metáforas son mucho más amables y menos sombrías. El colorido empleado resulta alegre y vivo y la destreza del dibujo hace ver que sus obras son fruto de un rico mundo imaginario que poco tiene que ver con la realidad. Con ello, es lógico que el espectador lo encuentre mucho más cercano a las obras de un genial Dalí.

[photomosaic ids=”44250,44251,44255″]

Lo real se termina mezclando con lo fantástico en una obra donde la cuidada luz la convierte en un lugar único en el que se encuentran todo tipo de criaturas, que resultan ser metáforas de la vida cotidiana, que se desarrollan en bellos paisajes cargados de imaginación y dulzura.

Mary Ellen Johnson, dulces bocados de hiperrealidad

Crees que puedes percibir sus aromas, estás convencido de que podrías alcanzar ese suculento postre con tan sólo alargar la mano, incluso supones que eres capaz de contemplar su promesa gustativa en todas sus dimensiones. Pues te equivocas, la artista Mary Ellen Johnson ha jugado con tus sentidos y ha dado rienda suelta a la magia que emana de su pincel para transformar lo inexistente en casi real.

El hiperrealismo de esta pintora de New Jersey que afirma que sus obras “revuelven impulsos viscerales y psicológicos, evocan la nostalgia y un anhelo intrínseco de gratificación” logra definir con suma precisión los detalles de distintos platos, delicias culinarias que tan sólo son una mera ilusión, una promesa gustativa dramáticamente truncada, ya que, por muy apetecibles que parezcan, nunca podrás catarlos… ni siquiera olerlos.

Esta artista considera que  “la comida comunica un lenguaje visual que cruza las barreras de las diferentes culturas, para la comida es una experiencia universal” y sin duda, consigue su objetivo con una minuciosidad asombrosa que dota casi de tridimensionalidad a sus creaciones.

Mary Ellen es capaz de recrear toda una carta de postres ante tus ojos sin que seas capaz de percibir que se trata tan sólo de recreaciones hiperrealistas con una delicada técnica al óleo y cuya concreción te hará la boca agua cual perro de Pavlov, sobre todo si el dulce te resulta adictivo.

 

Porciones de una gran variedad de tartas y pasteles, gigantes copas de helado, cheescakes cuya esponjosidad casi se degusta con con tan sólo un vistazo, tortitas con un sugerente y tentador sirope que resbala sobre ellas, cupcakes cuya riqueza cromática rivaliza con la rica y sabrosa promesa de sabores que parece esconder en su interior, sandwiches cargados de delicias de todo tipo… Mary Ellen plasma sobre un contrastado fondo oscuro un sinfín de creaciones llenas de realismo.

Un indudable dominio de la luz, una increíble habilidad para definir las texturas y una gran capacidad para captar el colorido y la elasticidad y naturalidad de los alimentos son sólo algunas de las claves de esta artista cuyas obras te invitamos a conocer si eres capaz de mantener el tipo y no rendirte pocos minutos después al, más que pecado, placer de la gula que sugieren sus trabajos.

 

Las miradas de Elena Pancorbo

Hablar de Elena Pancorbo es hablar de dulzura, belleza, delicadeza y, sobre todo, talento. Un talento que demuestra en cada uno de sus trabajos que comparte con la red. Mujeres repletas de belleza y sentimiento que consiguen transmitir al espectador recuerdos pasados, presentes y futuros. Mujeres que te miran a los ojos desafiantes sin vacilar, con una delicadeza digna de la propia porcelana que con sólo mirarla puede resquebrajarse.

Ilustraciones “aparentemente” clásicas que gracias a una línea fina y medida al milímetro, junto a un tratamiento del lápiz de color y el pastel conforman un nuevo hiperrealismo más contemporáneo que nunca. Tatuajes y el rollo más “muppie” infunden a las ilustraciones de Elena una personalidad única capaz de ser reconocida en cualquier parte del mundo.

Porque nos encanta la ilustración, el hiperrealismo, el color y, sobre todo, un trabajo que desborda personalidad. Hoy, Malatinta habla con Elena Pancorbo.

¿Quién es Elena Pancorbo?

Soy una pequeña dosis de todo, no te daré  tiempo a que te hartes ni a que te acomodes.

Me gusta hablar pero no demasiado, puedo parecerte la persona más cohibida del mundo si no me encuentro cómoda, o amable en el caso de que lo sean con mi persona.

Siempre me acabo encontrando en las ilustraciones que dibujo, no creo tener un don como mucha gente me dice, creo en la constancia y en la pasión.

'Nena' - Elena Pancorbo

‘Nena’ – Elena Pancorbo

El fondo de malatinta de este mes está diseñado por ti, ¿qué quisiste reflejar en él?

Considero estar dentro de un océano inmenso rodeada de personas, aún no he sacado ni un brazo pero me preocupa mucho dejar mi marca, algo que me represente y me identifique de una forma visual, de ahí que escogiera dibujar mi preciada viruta. El ojo es aquello que todo lo ve, quizás, lo más representado de esta vida.

Si escucharas por una rendija lo que la gente piensa de tus ilustraciones, ¿qué piensas que dirían?

Muy sinceramente diré, que no tengo ni idea, lo que sí puedo decir, es lo que me gustaría que dijeran….tan necesario me parece lo bueno como lo malo, siempre desde el respeto y la educación.

Acabas de comenzar tu carrera profesional en el mundo de la ilustración y el arte y ya cuentas con todo un séquito de fans. ¿Crees que las redes sociales son el futuro para poder dar a conocer a jóvenes artistas?

Es un medio muy accesible para comunicarte, mostrar tu trabajo, conocer a otros artistas, etc…Pero considero que no se avanza, cumple su función y ya está. Creo que si hablamos de futuro, serían las exposiciones, los eventos en los que la gente haga algo más que darle dos toques a la pantalla, el potencial del directo.

Personalmente me encantan las redes sociales y no he expuesto tanto como me hubiera gustado, pero realmente pienso que el darse a conocer es otra cosa. En definitiva creo que el futuro está por venir de otra forma bien distinta.

'Si me quiere me buscará' - Elena Pancorbo

‘Si me quiere me buscará’ – Elena Pancorbo

Desde hace algunos años, vemos como las ilustradoras se hacen cada vez más fuertes en un mundo casi monopolizado por los hombres como era el arte. ¿Piensas que ya tenéis las mismas facilidades?

Nunca he tenido en consideración que el arte estuviera monopolizado por los hombres, aunque así fue hace unos años y era una situación injusta y retrograda, siempre he tenido en la misma balanza al hombre y la mujer en el arte, es decir, admiraba y admiro tanto la obra de hombres ilustres como de mujeres ilustres de la época y actualmente.

A día de hoy, ambos, hombres y mujeres se hacen hueco en un mundo en el que hay muchísima gente que sabe lo que hace y que tiene muchísimo talento.

Mis ilustradoras favoritas son….

Jennifer Healy, Kate  Zambrano, Kelsey Beckett, Liz Clements, Bec Winnel….etc

Graduada por la universidad de Granada en Bellas Artes y con una amplia formación en el mundo del cómic e ilustración, ¿qué te queda por hacer?

Pues no sé exactamente el qué, creo que algunas cosas llegan por necesidad, otras por mero placer, ganas de conocer, facilidades…pienso que ahora mismo estoy en mi zona de confort haciendo lo que más me gusta y con las herramientas que necesito, aunque considero fundamental el aprendizaje de la técnica.

'No eres la mujer que él esperaba' - Elena Pancorbo

‘No eres la mujer que él esperaba’ – Elena Pancorbo

Si tu carrera no la hubieras dedicado al arte, ¿por qué te habrías decantado?

Desde siempre y hasta ahora, me han gustado mucho los videojuegos, todo lo que rodea a la creación de una historia y sus personajes. Me hacía pensar que algún día podía dedicarme a ello, pero a veces (solo a veces) mientras me encuentro jugando me siento culpable por no estar dibujando por lo que, era difícil dedicarme a algo que me gustara más que dibujar.

Tu trabajo se caracteriza por el uso del pastel y lápiz de color sobre fondos con distintas tonalidades, ¿qué te ofrece esta técnica que no te aporten las demás?

He probado muchas técnicas, hace varios años realizaba mis ilustraciones con todas las técnicas con las que experimentaba o que aprendía en clase, pero no fue hasta hace dos años que encontré la técnica del pastel, pastel en barra para ser más exacta, también disponible en lápiz pero no es lo mismo ni mucho menos. El pastel me aporta rapidez, un aspecto vaporizado, me permite dejar una ilustración en un punto exacto en el que puedo darla por terminada o seguir haciéndola crecer. Complemento el pastel con el lápiz de color si lo que quiero es dar mucha información.

Me gusta el realismo, pero con un toque creativo.

Hay que fijarse bien, pero además de las mujeres, tu obra tiene un protagonista indiscutible: la viruta del lápiz. ¿Qué representan para ti?

Tengo un recuerdo bastante desagradable de mi infancia y a ese recuerdo le sumo el hecho de que siempre la he tenido presente desde muy pequeña. A día de hoy acumulo pequeñas bolsitas con viruta desde hace un par de años porque soy incapaz de tirarlas.

Al final, una tarde me vi dibujando viruta e incluyéndola en una de mis chicas.

'This' - Elena Pancorbo

‘This’ – Elena Pancorbo

El próximo año estrenas con la editorial PLANETA ‘Antes de que te vayas quiero decirte’. ¿Podrías adelantarnos algo?

Puedo adelantar que narra un momento en la vida en la que te das cuenta de que has estado con los ojos cerrados mucho tiempo, quizás demasiado. Es una historia que ilustro y que estoy deseando que veáis.

Si a cada paso que diera sonara una banda sonora sería…

Damien Rice me calma y me anima a partes iguales.

Me queda por hacer…

Tengo 25 años, espero que muchas cosas…

Para terminar, nos encantaría saber: ¿qué nos espera de Elena  Pancorbo?

Estoy llevando a cabo varios proyectos editoriales de los que no puedo adelantar nada, solo puedo decir que disfruto cada día haciéndolo y espero transmitir esa pasión que le estoy dedicando.

'Miopía' - Elena Pancorbo

‘Miopía’ – Elena Pancorbo

Griffiths te hará pensar en los efectos del consumismo

¿Vivimos en un mundo en el que el consumo es la base de nuestro día a día?¿Los medios de comunicación nos hacen cambiar nuestra percepción de la realidad?¿Disfrutamos de nuestro libre albedrío?, puede ser que nunca te hayas preguntado: ¿por qué hacemos lo que hacemos?. En un mundo en el que la base de nuestra economía se sustenta en un consumismo voraz, el ser humano se convierte en un ser dependiente de una realidad maquillada por las grandes figuras del consumo.

'Inebriated Nation' - Mitch Griffiths

‘Inebriated Nation’ – Mitch Griffiths

Tan sólo en las últimas cuatro décadas el consumo de alimentos en el planeta ha aumentado un 15 %, mientras casi mil millones de personas siguen sufriendo las consecuencias de la escasez de alimentos. Un planeta desigual que a fecha de hoy alcanza un total de 7.324.782 millones de habitantes y que, según declaraba Francisco García Novo, catedrático de Ecología de la Universidad de Sevilla y miembro de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Real Academia de Ciencias, para elpais.com “si no te toman medidas urgentes, la previsión es que llegue, en el mejor escenario, a los 9.500 millones en 2050“. “Aunque nos parezca que 2050 está lejísimos, nos queremos adelantar a los acontecimientos e intentar que la voz de los científicos sea oída. Este crecimiento se dará principalmente en los países subdesarrollados y podemos llegar a una población de 11.000 millones de habitantes. Esto, lógicamente, no es positivo si se tiene en cuenta que esos países no están preparados para resolver sus problemas actuales y que con más población estos problemas no harán más que agravarse”, comentaba García Novo. Además de consecuencias como el daño sobre el equilibrio ecológico en su totalidad, el impacto a nivel personal o patologías derivadas del propio consumo.

Preocupado por un mundo que se ve destinado al fracaso, el artista Mitch Griffiths aborda estos temas de una manera audaz e inflexible, gracias a su espectacular obra hiperrealista que nos muestra la existencia del ser humano a través de su particular disección del siglo XXI. Figuras que reflejan temas como la culpa, el éxito o la fama y que se enfrentan ante una sociedad empapada por los medios de comunicación y consumida por el propio consumismo.

Iconostasis‘, ‘The Promised Land‘ o ‘ Reality‘ son sus principales series pictóricas a través de las que Griffiths explora diferentes arquetipos. Una técnica que de pintura al óleo que nos obliga a recordar a grandes figuras del arte como Goya, Velázquez o Rembrandt, cuyo manejo de los óleos y aceites recreaban espectaculares instantáneas de la época. Una obra en la que centrada en abordar cuestiones de identidad e inclusión, la obsolescencia y el conflicto. Un pintor virtuoso que a través del claroscuro tradicional y la utilización de una única fuente de luz consigue transportar al espectador a su realidad, “pero no es lo que estoy tratando de lograr. Estoy tratando de hacer que el espectador entrar en mi realidad “, declara Griffiths.

¿Y qué si las grandes marcas no les gusta la manera en que he usado su imagen?. Tienen que entender que sus marcas y logotipos son los iconos de nuestro tiempo y que, como artista, si voy a representar realmente lo que considero que son los mayores problemas que enfrenta nuestra sociedad hoy en día, entonces es natural que estos productos y su relacionada identidad de marca entre en juego en mi trabajo. Si yo fuera el anfitrión de un debate sobre los efectos de la televisión, entonces no tendría ningún reparo en hablar de Gran Hermano o del embrutecimiento de los efectos que provocan en la sociedad algunos programas de televisión. El hecho, es que soy un artista y me ocupo de que el espectador se sienta reconocido para así, conseguir mi mensaje.”

Page 1 of 4

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén