Cuando Charles Pearson propuso que el tráfico ferrovial subterráneo sería una gran apuesta para mejorar la comunicación de la ciudad de Londres nunca pensó que su dimensión y su utilización fueran tan cotidianas en el futuro. En la actualidad, toda gran ciudad cuenta con una red de metropolitano que permite un rápido transporte de pasajeros a cualquier punto de la misma. Ese gran entramado ferroviario se fue ampliando a lo largo de los años y adaptándose  a las nuevas necesidades de las ciudades en continuo crecimiento. Los primeros tramos que se crearon cubrían trayectos mínimos de varias estaciones.

Leer más