Las hermanas Kardashian siempre han estado preocupadas por su aspecto físico. Quizá demasiado. Incontables visitas al cirujano plástico han moldeado sus siluetas hasta conseguir tener los traseros más piropeados del mundo, así como los mejores labios, pómulos, pechos, cinturas, piernas… vamos, que poco o nada queda de la genética. Eso sí, podrían haberse ahorrado un dineral si hubiesen confiado su transformación física en las técnicas de retoque fotográfico que tanto juego han dado a modo de memes.

Leer más