Este sábado el Bernabéu hizo historia. Tristemente no fue porque su equipo inquilino, el Real Madrid, lograse evitar la goleada que le propinó el Barcelona, que consiguió anotar cuatro tantos, mientras que el club blanco se conformó con ver el inamovible cero en el marcador durante 90 minutos. Hizo historia por el extraordinario despliegue de seguridad que se orquestó para evitar contratiempos con la amenaza yihadista que pende sobre Madrid, ahora capital de la otrora Al-Ándalus. Con motivo de este encuentro clásico, anotado en el calendario deportivo con especial importancia como el derbi, Fulvio Obregón ha vuelto a hacer de las suyas dando un giro a los fibrosos cuerpos de los futbolistas, convirtiéndoles en auténticas bolas de colesterol.

Leer más