El otro día nos contaron en la redacción de Malatinta la experiencia de una chica española emigrante en Reino Unido.

Al parecer estaban realizando el sorteo de un fin de semana en un hotel con Spa en una localidad inglesa; había que realizar una pequeña inscripción y si te tocaba, había que pagar una pequeña tasa, pero era tan pequeña, que merecía la pena intentar entrar en el sorteo.

Leer más