Etiqueta: Ethan Hawke

El regreso de Alejandro Amenábar

Déjenme comenzar este texto con una reflexión/idea/apunte que me ronda la cabeza y que hoy por hoy me parece innegable: Alejandro Amenábar es, le pese a quien le pese, uno de esos niños del cine español que acarrea en sus espaldas con el peso de hacer cine calificado (erróneamente) como “exportable fuera del país”. Y me explico: personalmente creo que no existe el cine “no exportable” y sobre todo creo fervientemente que cualquier película le puede interesar a cualquier persona en cualquier parte del mundo. PERO, bien es cierto que en España, el cine cuesta y cuesta demasiado: cuesta demasiado escribirlo, producirlo, distribuirlo y exhibirlo. Demasiado como para invertir además en una promoción adecuada y como para venderlo fuera de según qué límites, por lo general nacionales o como mucho europeos. Es una pena, pero es así. En cierta manera el modelo español está cambiando y evolucionando, pero sigue siendo complicado hoy en día. Así como esto es cierto, también lo es que algunos de nuestros directores autóctonos se han hecho un hueco (por lo que sea) fuera de nuestras fronteras y trabajando igual en el territorio nacional que en el extranjero, su cine aúna el trabajo con equipos (tanto técnicos como artísticos) de fuera del país y hacen una clase de películas que “no parecen españolas”, frase que todos hemos escuchado hasta la saciedad, frase que afirman equivocadamente aquellas personas que, tristemente, crean que el cine español solo es uno: siempre el mismo. También es cierto que son algunos de estos niños del cine español los que se llevan la mayor parte de las subvenciones y los que consiguen mover su cine y ser conocidos también fuera del país. Y esto tiene sus pros y sus contras. Personalmente creo que por tener más oportunidades su cine quizá se valora menos, o quizá la crítica es más dura e impasible, como si tuvieran que dar más que cualquier otro director. Es una visión personal pero así lo creo y, en parte, también lo comparto, aunque con matices: cada película es única y genuina y hay que mirarla y tratarla aisladamente por lo que es, tanto por lo bueno como por lo malo. Exactamente igual que el paciente que acude al médico. Cada uno tendrá sus cositas, pero no recetas el mismo jarabe al que tiene tos qregresion1ue al que tiene fiebre. El problema es que algunos sí que lo hacen y es aquí donde viene la confusión y el problema. Alejandro Amenábar es como digo uno de estos niños del cine español que ya han dado el salto y se han hecho un hueco en el cine a nivel mundial. Tanto es así que estrellas del calibre (tanto interpretativo como económico) de Nicole Kidman o, ahora, Emma Watson, protagonizan sus películas. Su cine es personal, con infinidad de referencias y ciertamente venido a menos en los últimos años, aunque algo es innegable: el mimo que pone en sus películas sigue siendo el mismo que el primer día. Hoy hablamos de Regresión, su nuevo thriller, que no es ni mucho menos su mejor producción y que tiene mil fallos y es tremendamente previsible pero… no por ello menos disfrutable.

Hace unos días escuchaba un programa en la radio en el que Alejandro Amenábar estaba de invitado afirmando categóricamente que comenzó sus primeros años de escuela en un colegio de curas, para pasar más tarde a ser agnóstico y después a ser ateo. Mientras lo escuchaba no dejaba de replantearme lo curioso (y a la vez lógico) que me parecía que en todas sus películas hasta la fecha (quizá excepto en Tesis y Abre los ojos) el tema religioso se tratase tan profunda y tan directamente. Cada director encuentra su filón o curiosidad y Amenábar ha tocado este tema desde varios puntos en cada una de sus películas. En Regresión, nos adentramos en la historia de detective Kenner, responsable de resolver un caso de abusos sexuales por parte de un padre amnésico, a su hija, una joven de 17 años totalmente traumatizada por los abusos. Con el fin de volver a los hechos, el padre se someterá a una regresión mientras la comunidad vive en constante alerta por los supuestos cultos satánicos llevados a cabo junto con los abusos de la menor.

regresion2

Amenábar explora en su cinta el morbo del satanismo. Siendo francos, es este un tema bastante trillado ya, pero que sin embargo personalmente creo que le sirve al director para tratar más en profundidad otro tema mucho más importante y mucho más real: el poder de la autosugestión exarcerbada y, por extensión, la obsesión. En este aspecto Amenábar consigue transmitirnos la agonía y la tensión de una persona escéptica (el investigador Kenner) que para creer tiene que ver, y que no cree pero sin embargo sí que acaba viendo. El increíble poder de la imaginación, lo llaman. Amenábar arma una película casi obsesiva en cuanto a coherencia interna y esto, de nuevo, tiene sus pros y sus contras. Y digo contras porque no hay en Regresión espacio para la conmoción por parte del espectador, para la sorpresa; todo en la película es tan coherente y está tan milimétricamente pensado que irremediablemente termina por ser de fácil pronóstico.  Todo encaja, no hay nada que podamos tildar de incoherente. Pero precisamente la falta de locura es uno de los puntos que echamos de menos de Amenábar.

Es precisamente esta falta de locura y exceso de previsibilidad lo que regresion3hace que la cinta no sea redonda. Le falta originalidad sobre el papel. Y digo sobre el papel porque a pesar de tener un guión demasiado frecuente, sin embargo, de lo que no hay ninguna duda es de que Regresión tiene una manufactura absolutamente impecable. El buen hacer de Amenábar se nota, como se notaba en todas sus anteriores películas, el empeño y el cuidado con el que el director trata a “sus bebés” es totalmente abrumador. Al menos para una servidora. La espectacular fotografía (de Daniel Aranyó) es otro de los puntos fuertes de la película y junto con la música del ya habitual del director, Roque Baños –aún sin ser éste su mejor trabajo-, y Sonia Grande otra de sus habituales en vestuario, hacen un conjunto muy atractivo y plenamente disfrutable, aunque la película peque en muchos tramos de ser autoexplicativa y previsible. Amenábar aguanta una película sin exceso de sustos injustificados, aunque sí con algún que otro golpe de música calificable de tramposo. Nada imperdonable.

Además, y este es otro de los puntos a reconocerle a Amenábar, la dirección de actores es igualmente impecable y es que si algo hace bien es eso: dirigir a actores, especialmente a mujeres. Emma Watson está soberbia en un personaje complicado y con matices y sorpresas, respetando la coherencia en todas sus escenas y sobre todo fuera de todos los registros que le conocíamos hasta la fecha. Sin duda alguna, será ella una de las sorpresas de la película para el gran público y para sus fans.

regresion4

Regresión no es bajo ningún concepto la obra magna de Alejandro Amenábar, pero con sus pros y sus contras resultará curiosa para los seguidores de un director al que restar talento sería un craso error. Aunque solo sea por la manufactura y el mimo que inundan cada una de sus películas.

Boyhood: como si siempre fuera ahora mismo.

Hay infinidad de maneras de calificar una película, infinitas opiniones cuando la gente abandona su butaca; en la variedad está el gusto y eso no lo vamos a negar. Algunos se tomarán Boyhood como un mero ejercicio de dirección de actores (brillante, si se me permite decirlo), otros se tomarán la cinta como un largometraje fácilmente prescindible y demasiado largo. Algunos llevarán al máximo las críticas de prepotencia y presuntuosidad de Linklater y, otros, valorarán la película como un ensayo brillante. De lo máximo a lo mínimo y de lo brillante a lo tedioso podemos discutir hasta el infinito y más allá. Pero lo cierto es que nadie puede negar que Boyhood es diferente a todo lo que ha pasado por nuestra retina hasta la fecha. Una película única que, para una servidora, no intenta responder de manera más majestuosa de lo que puede el dilema que plantea: el paso del tiempo y de la vida en general. La imposibilidad de volver atrás.

tumblr_nbwkzrG9h41toyqq4o1_500No es novedad que el director es un firme creyente de que el tiempo lo es todo y es lo que hace al cine. Ya inventó un tiempo que duró 3 películas y nos contó una de las historias de amor más bonitas y más necesarias de los últimos años en la trilogía de Before…. No. No es que el último título de Richard Linklater sea único por lo que cuenta, pero sí que lo es por cómo lo cuenta; y es que en Boyhood, el director juega a dibujar 12 años de sucesos en la vida de un pequeño llamado Mason (Ellar Coltrane), retazos de un montón de instantes filmados en tan solo 39 días de rodaje que fueron repartidos a lo largo de la friolera de 12 años.

Dejando a un lado el nivel de implicación por parte tanto de equipo como de actores (Ethan Hawke y Patricia Arquette, madre y padre del pequeño Mason, bajaron su presupuesto para participar en el film), y las más que posibles complicaciones que pudieran surgir en la producción durante esos 12 años, es posible que la fuerza y la grandeza de la película radique en dos cuestiones innegables: la primera es que los instantes filmados por el director ni por asomo son los momentos más importantes en la vida de Mason pero, sin embargo, sí que son momentos decisivos por su naturalidad y por su simpleza y, precisamente esto, es lo que consigue involucrarnos emocionalmente. La historia de Linklater no se rige por los puntos de inflexión, el hilo narrativo transcurre en línea recta, sin excesivas florituras ni momentos de carga dramática. No hay grandes triquiñuelas, ni incógnitas. Directamente, no hacen falta.

[photomosaic ids=»18927,18929″]

La segunda de estas cuestiones es la sutileza con la que se suceden estos momentos. Boyhood es una narración con transiciones prácticamente invisibles, perfectamente bien armada y con saltos imperceptibles (obviando, claro, los cambios físicos de los personajes) simplemente señalados mediante elementos ajenos a los protagonistas, pero siempre presentes en la historia: la política y la música que impregna toda la película.

[photomosaic ids=»18923,18922″]

Tampoco Richard Linklater se molesta en hacer de la película más de lo que es (que ya es mucho), no hay ningún alarde, ninguna escena que pueda salir de todo en el conjunto de una realización que brilla por su simpleza, en pequeñas escenas sí, pero sin adornos.

boyhood-and-patricia-arquetteHay un momento en la película en el que dos personajes hablan de si “nosotros atrapamos el momento” o “el momento es el que nos atrapa a nosotros”. Tras un par de cortas frases y algún que otro titubeo, ambos concuerdan que más bien es lo segundo “es como si siempre fuera ahora mismo…” dicen. Somos presas de un instante, de un momento, de un “ahora mismo”, de un “aquí” infinito, para siempre, que en realidad no termina de diferenciarse y se sucede tan rápidamente como pasan los minutos en la película. Como el paso de un tiempo que no se puede controlar y que acaba por cazarnos a nosotros en lugar de ser al revés. En Boyhood, fuera de todo pronóstico, este paso del tiempo es tomado por Mason de manera menos nostálgica de lo que cabría imaginar. Ahora bien, cómo lo viva interiormente cada uno, es otro tema.

Han pasado 3 horas desde que vimos por primera vez al pequeño Mason observando curioso el cielo. ¡Miren! un pequeñísimo intervalo de nuestro tiempo que equivale a 12 años en la vida de Mason. 3 horas que se nos han pasado volando porque realmente fascina ver lo que realmente podría ser nuestra propia vida en la gran pantalla, ¿verdad? El mago Linklater cierra el telón habiendo conseguido meterse de lleno en nuestras entrañas y hacer un total recorrido por nuestra infancia, nuestra madurez y nuestra vida en general, removiendo cada una de las piezas de nuestro puzzle más íntimo y particular. Richard Linklater se despide con la certeza de saber lo que ha hecho y, además, nos deja la prueba más evidente de ello: la ruptura de la cuarta pared, con esa desafiante mirada de Mason al espectador en el último segundo de metraje. Y con un nudo en la garganta, una incómoda sensación de melancolía y un mayúsculo repaso emocional a nuestra vida, nos deja Linklater, a cada uno con lo nuestro… Y a reposar se ha dicho.

Sé que me quedo corta expresando lo que se siente al ver Boyhood pero es que, lo siento, no se puede. Es una experiencia. Hay que tocarla.

14233-1

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén