Imagina que un anuncio preguntara en su eslogan algo así como, «tranquilo, hasta una mujer podría hacerlo», ¿te sorprendería? ¿Te haría gracia?

Y si te preguntara lo mismo, pero poniendo en duda la capacidad de un hombre, piensa en tu círculo más cercano, ¿crees que reaccionarían de la misma manera?

Ahora imagina que encontraras una publicidad como la que te vamos a enseñar a continuación

Leer más