El desnudo es un arte. Una afirmación con matices, ya que no todos los desnudos son agradables a la vista, al igual que no toda expresión artística es digna de admiración. Pero si hablamos de Kim Kardashian, esta premisa cumple todas nuestras expectativas. Sus despelotes suelen venir acompañados de grandes dosis de polémica, a pesar de que es algo tan común en nuestro día a día que casi ya ni sorprende. Pero gracias al artista urbano Lush Sux su último destape en las redes sociales cobra más valor artístico que nunca y es que el muralista australiano ha plasmado a la diva de la televisión estadounidense como Dios la trajo al mundo en las paredes de Melbourne.

Leer más