Vivieron felices y comieron perdices, así era la coletilla de final perfecto de todo cuento. «Era», porque el fotógrafo francés Thomas Czarnecki las ha dado de bruces con la realidad y en su serie From enchantment to down, nos presenta a una Ariel muerta en la orilla y envuelta en plásticos por los desechos que se vierten al mar. Un final fatal que nos hace recordar que la vida no es un cuento de hadas.

Leer más