Atrás quedó ese ajustadísimo bañador rojo con el que Pamela Anderson cumplía las fantasías más ocultas de la audiencia, pero no por muchos años que haya pasado ella ha dejado de provocar sensaciones en aquellos que admiran su privilegiado cuerpo.

Leer más