Etiqueta: Channing Tatum

¿Preparada para babear con Magic Mike XXL?

Si Jane Fonda supo admitir que descubrió el buen sexo a los 70 años, por qué tú no. En 2012 tu vida dio un giro de ciento ochenta grados. No sólo te hicieron un striptease. Cumplieron tus fantasías más salvajes. «El marido que nunca tuviste.» «El chico de tus sueños que nunca llegó.» Ya habría tiempo para darse de bruces contra la cruda realidad al volver de regreso a la cama y descubrir que ese bulto extraño que ronca junto a ti, es tu marido, o tu novio, o peor… tu perro. No estás sola. Millones de mujeres perdieron la razón por obra y gracia de ‘Magic Mike’. Acéptalo. No te mientas a ti misma. No finjas delante de tu padre que el tráiler que pasan por la tele te es indiferente. Has intentado no caer en la tentación de chupar los carteles. Lo sé. Inundan las calles con todos esos torsos dignos de ‘El David’ de Miguel Ángel y tú debes mantenerte de una pieza mientras cruzas el paso de cebra sin que te pille un coche, incluso has logrado que no te tiemble un ojo. No te resistas. Deja que la libido te desate. No gastes más energías en un pulso imbatible. Las carnes de Channing Tatum van a saber agradecértelo.

giphy

Matt BomerEres una fan incondicional. Da igual si a veces te surgen dudas. «¿Estaré pronunciando bien Manganiello Poco importa. Son síntomas habituales de tu vena fanática juvenil post Magic Mike. Estás recuperando el espíritu de los dieciocho. Nunca antes te había brillado tanto la cara. Tienes el cutis perfecto pese a que no pegas ojo. No es el verano, no es este calor. Lo que te quita el sueño es el tanga de Matt Bomer. Por eso te toca la difícil tarea de defender la película delante de tus amigos intelectuales. Lo haces a capa y espada, porque no encuentras otra forma de darles las gracias. Pero te oyes y no te reconoces. «La fotografía es impresionante». «Tiene una banda sonora que más quisieran muchas películas». «Es una historia real que narra la juventud de Channing Tatum como streeper». «Pese a que Steven Soderbergh había decidido jubilarse, grabó Magic Mike tras escuchar la historia de Channing», y mi favorita«Coreográficamente hablando se nota que hay nivel.» Aunque no hayas pisado una pista de baile en tu miserable vida de ‘chica eternamente esperando en la barra de un bar’, o no sepas dar dos pasos seguidos sin perder el equilibrio. En ese momento no importa. Tu empeño es tan fuerte, que serías capaz de encontrarle algún símil con las películas de Stanley Kubrick.

No te equivocas. Son los demás. Tú te has quitado la venda, has decidido ser una mujer de bandera, sacar tus hormonas a pasear sin complejos, sacudir los brazos (braga en mano) frente a una pantalla de cine, has reunido un fajo de billetes que de manera inteligente y en consecuencia a tu pobreza, decidiste utilizar para un bien común en lugar de permitir que criaran polvo en la caja del Monopoly.

giphy (3)

Abriste la agenda del móvil, cambiaste los nombres de tus contactos por los nombres de los protagonistas. Es verdad que te llama tu madre. ¿Pero acaso no mereces ese subidón inicial cuando suena tu nuevo politono? Matt Bomer cantando ‘heaven‘ de Bryan Adams. Ha conseguido hacer que olvides lo que desde hace meses lleva atormentándote: estás hinchada como un globo porque sólo bebes Pepsi.

manganiello

En Mcdonalds te conocen por ser la chica del Magic Menú con patatas y refresco XXL y un Mikeflurry. Así que El 10 de Julio no acudas al cine de la mano de tu novio. Déjale en casa jugando al FIFA. No significa que no le quieras. Lo que quieres es gritar a gusto. Di que vas a ver una comedia musical, lo que dicen todas, evita entrar en detalles. Saldrá corriendo. No te costará convencerlo. Si se resiste siempre puedes comerle la oreja con la férrea promesa y garantía de que cuando vuelvas, sabrás recompensar su larga espera. Es evidente que estarás más salida que el pico de una mesa.

Mike

Disney se desmelena a lo ‘Magic Mike’

Cómo estará el patio, que incluso la artista Isaiah Stephens a rediseñado para la revista Cosmopolitan a las parejas más famosas de Disney medio en cueros pasándoselo en grande sobre el escenario de Magic Mike. ¿Qué diría Tritón si viera a su hija descocada echándole agua al príncipe Eric? Aquí está visto que se ha perdido toda inocencia. ¡Adiós cordura! Bella ha dejado los libros (no más letras si no es para cantarlas y bailarlas), Mulan ha tirado sus armas a la basura, Cenicienta ya no quiere que le pongan el zapato en su sitio y Pocahontas fue lista al quedarse con John Smith, aunque le durase sólo para un fin de semana. ¿Qué más da si Aladdin no es rico? Jasmine tiene dinero de sobra, está dispuesta a cubrirle el cuerpo con billetes, en un mundo ideal, que compartir, que alcanzar, que contemplar.

La secuela ‘Magic Mike XXL‘ se estrena en España el 10 de Julio y lleva dando que hablar durante meses. Para hacernos más llevadera la espera los príncipes de Disney se desvisten para reencarnar a los protagonistas.

Aladdin es Tito (Adam Rodriguez)

Kristoff es «el niño» (Alex Pettyfer)

John Smith es Dallas (Matthew McConaughey)

El príncipe Charming es Magic Mike (Channing Tatum)

La Bestia es Tarzán (Kevin Nash)

Eric es Ken Doll (Matt Bomer)

Li Shang es Big Dick Richie (Joe Manganiello)

El príncipe Naveen es Malik (Stephen Boss)

Ornitólogo, filatélico y filántropo Steve Carrell: ‘Foxcatcher’

foxcatcher4Un exluchador grecorromano, Mark Schultz (Channing Tatum), dirige sus palabras a un conjunto de escolares que, con una mezcla de entre asombro y el desconcierto absoluto, asumen cómo el joven les incita a seguir su camino dedicándose al deporte. Han pasado algunos años desde que él estuviera presente en los Juegos Olímpicos de 1984 pero las cicatrices aún pueden percibirse. Un semblante oscuro y apagado, con apenas unas pocas fuerzas para hablar, nos acercan a finales de los 80 y de la Guerra Fría, marco contextual en el que las heridas del gigantón fueron abiertas. Una época de exaltación del sentimiento patriótico por excelencia (y por necesidad) en Estados Unidos. ¿Y qué mejor herramienta que los logros deportivos para esto?

Bajo el mayúsculo afirmativo de que veremos una “historia basada en hechos reales”, los primeros pasos de Foxcatcher son ya toda una declaración de intenciones sobre lo que Bennet Miller, director de la película, nos tiene preparado: una demostración en toda regla sobre la cara, y también la cruz, del deporte y de todas las figuras que alrededor de él revolotean. Si a estas alturas alguien no ha leído o escuchado las historias del personaje principal de esta obra, John Du Pont, que no lo haga. Intentaremos mantener la compostura en favor de la sorpresa final.

El deporte puede dar muchas alegrías, pero también es un mFoxcatcher1undo muy cruel. Y Miller lo sabe. Lo sabe y se regodea en esa idea de falsedad latentete ante la casual conexión de dos desconocidos que deciden, a priori, que pueden ser beneficiosos uno para el otro, dos desconocidos que deciden colaborar porque quieren algo: Mark, ganar y Du Pont, la gloria como entrenador. Ellos son dos de las tres partes de un triángulo completado por el hermano de Mark, Dave Schultz (Mark Ruffalo), el auténtico entrenador en la sombra y ejemplo para su hermano.

Con sus tres pilares, Miller no se detiene tanto en labores competitivas como sí a elaborar casi un estudio psicológico acerca de un egocéntrico empedernido enamorado de su fortuna y con nada más en la vida. Un hombre que ansía por encima de todo un reconocimiento que nunca ha tenido y que se le presenta ahora de la mano de un luchador hambriento de victoria. Un irreconocible Steve Carrell, encarnando al egocéntrico heredero Du Pont, representa no solo a un personaje real, sino a toda la masa de la mediocridad deportiva (y no solo deportiva) que inunda el planeta. Nuevos ricos que, sin tener la menor idea de nada, pretenden recoger los frutos de aquellos que sufren y se entregan a la competición durante, posiblemente, toda su vida.

foxcatcher3

Si hay algo que Foxcatcher consigue representar por encima de todo no es la metodología deportiva ni el lado amargo de las competiciones, ni siquiera el lado del peligro psicológico de las mismas. Si hay algo que Foxcatcher representa es el egocentrismo en su máxima potencia. Y su baza está en Du Pont, un niño consentido encerrado en un cuerpo adulto, cuya única máxima es “comprar absolutamente todo con su fortuna” y cuya necesidad de recompensa y de reconocimiento no es gratuita, sino que viene dada por un desapego total de su figura materna a la que ama y odia – desgarradora la escena de los caballos – y a la que siempre quiso enorgullecer, sin conseguirlo. Miller hace que deportista y entrenador casi se mimeticen por momentos, y para bien o para mal lo hace siguiendo un hilo en cuyo transcurso los actos son apenas imperceptibles si no fuera por las entradas y salidas de Steve Carrell, cómico por excelencia, aquí capaz de acongojar con su sola presencia en escena, sin ni siquiera abrir la boca.

foxcatcher_carrell_dupont

Steve Carrell VS. John Du Pont

El mayor peso de la película recae en él y, como Miller con sus actos, Carrell se transforma casi imperceptiblemente, siendo capaz de transmitir inquietud, terror e incluso pena a partes iguales. El John Du Pont de Bennet Miller y de Steve Carrell es de color gris, es distante, no teme a los largos planos y gélidos.  Foxcatcher da miedo, y Steve Carrell no se corta ni un pelo en que así sea. Pero sobre todo da mucha pena. Pena por el hombre calmado y decidido, pena por el joven perdido, y pena por el multimillonario director de documentales, ornitólogo, filatélico y filántropo (qué jodida maravilla de escena). Y mucho más que eso, Señor Carrell. Bravo.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén