Los efectos del cambio climático ya están aquí y el horror que está sufriendo estos días Australia es un ejemplo de ello. Con una temperatura récord el pasado 17 de diciembre de 2019 alcanzando un máximo promedio de 40,9ºC, y al día siguiente 41,9ºC, era el claro ejemplo del daño que estamos provocando al planeta. Ahora, un severo período de sequía sumado a las altas temperaturas, provocan lo que los expertos denominan dipolo del Océano Índico. Un efecto climático que hace casi imposible conseguir apagar los incendios que cada año asolan el país. Lo que ha provocado que cerca de 480 millones de mamíferosaves reptiles hayan muerto, según datos del equipo de la Universidad de Sydney que lidera el profesor de Ecología Terrestre Christopher Dickman.

Leer más