Etiqueta: cabeceras

Juego de tronos VS. Supermario

Seguro que no es la primera versión de la cabecera de Juego de Tronos que veis. Y seguro que tampoco es la última porque ya sabemos que Juego de Tronos se presta para mucho… Que si Disney, que si redes sociales… Lo último que le faltaba a Westeros era que Super Mario danzase a sus anchas por todo el continente. ¡Pues aquí lo tenéis! El youtuber Steven Jase nos ha leído el pensamiento a todos y ha creado el mash up definitivo, no solo a nivel visual, sino también a nivel musical y hasta cambiando los nombres de los personajes.

¿Qué más nos queda por ver?

Los Simpson envueltos en una paranoia mental

El pasado domingo día 28 de septiembre, volvieron en su 26ª temporada, la familia más conocida de la televisión. La vuelta de Los Simpson supuso la revelación de la muerte del personaje que, durante meses se iba anunciando y que tanto se había barajado.

Leer más

Sex, Drugs and… TRUE BLOOD!

Coge una coctelera y mete unos cuantos de personajes mitológicos como vampiros, hombres lobo y hadas, le añades un poco de violencia y una pizca de sexo. No, no nos hemos colado en la sección de Cocinarte, sino que estos son los ingredientes principales de una de las mejores series de culto de los últimos años: True Blood.

La serie, que empezó su andadura a finales del verano del 2008, fue la primera del director Alan Ball, después de su gran éxito Six Feet Under.  El canal americano de televisión HBO, le dio carta blanca al director para idear una serie, sin imponer temática y este, después de leer el libro Dead Until Dark, y gracias a la cita que incluía la portada “Tal vez tener un novio vampiro no es tan buena idea”, se decidió a realizar la adaptación en forma de serie de los volúmenes escritos por Charlaine Harris.

De esta forma, HBO se subió al carro de las adaptaciones vampíricas y dio el sí, quiero, sin pensárselo.

[photomosaic ids=14638,14639,14640,14641,14642,14643]

Todos los seguidores de la serie ya saben que, la temporada que se estrena el próximo domingo 22 de julio, será la última. Siete temporadas que han dado mucho de sí, desde que Billy apareció en el pequeño pueblo de Lusiana, Bon Temps.

La serie, tiene como punto de partida, la convivencia forzada entre vampiros y humanos y cuando, los primeros salen a la luz como personajes reales, desmitificándose como seres de historias de terror.

Dentro del grupo de los vampiros, hay dos bandos, los que quieren una convivencia pacífica, formando parte de la sociedad, y los que, al contrario, quieren regirse por sus normas, reglas y estamentos sociales que, durante siglos, han estado cumpliendo.

Para los vampiros más pacíficos, han creado una bebida a base de sangre artificial llamada True Blood, bebida que da nombre a la serie, calmándoles su sed de hincar colmillos a diestro y siniestro.

Mientras van transcurriendo los capítulos y las temporadas, a parte de los chupasangre, van apareciendo seres mitológicos, com licántropos, hadas y brujas, entre otros muchos, dando lugar a una serie con más tintes de telenovela que de fenómenos paranormales.

Mucho ha sido criticado el rumbo que ha tomado la serie; mientras que las dos primeras temporadas seguían los acontecimientos que recogían los libros, las siguientes fueron tomando ciertas licencias televisivas hasta llegar a la sexta y última emitida.

Algunos la han tildado de absurda y que sus altos índices de audiencia, tiene una audiencia media de cuatro millones de espectadores, se debe al morbo del sexo casi explícito que se muestra pero, en su defensa, hay que justificar que, sin el respaldo de una gran audiencia, una serie no se mantiene como lo ha estado haciendo hasta ahora True Blood y, además, creando un universo alrededor de ella.

Si algo destaca la serie, es lo que nos encontramos nada más darle al play. Su intro, es una de las mejores valoradas; con una canción interpretada por Jace Everret y titulada Bad Things, nos presentan escenas de la América más profunda, tradicional y rancia, que se puede encontrar, acompañada del country.

La cabecera, fue rodada entre Louisina, Chicago y Seattle durante cuatro días y con un equipo de producción específico que viajó de ciudad en ciudad hasta que dieron con lo que buscaban. Deléitate con una de las cabeceras mejor valoradas de la televisión actual.

Esta cabecera, mostraba los temas principales del que partía la serie: diferencias sociales, racismo y problemas arraigados en la sociedad americana en pleno siglo XXI. Con unas tramas con tintes paranormales, la serie se centraba, en sus inicios, en temas como el racismo o el poder entre clases sociales pero, mientras ha ido avanzando, han ido diluyéndose, dejando paso a mundos de fantasía, incluso a ciertos puntos de romanticismo que es lo que menos ha engatusado a los fans.

Pero si de algo se caracteriza True Blood es por la cantidad de escenas sexuales que contiene. Desde la primera temporada, se ha mostrado sin pudor los esculturales cuerpos de sus protagonistas, siendo dos de sus protagonistas masculinos, Alexander Skarsgärd y Ryan Kwanten, los más deseados tanto para el público femenino como el masculino, enzarzados en escenas sexuales que, en ocasiones, han resultado bastante grotescas. Además, no se han librado de ser motivo de burla, como ocurrió en Family Guy.

[photomosaic ids=14644,14645,14646,14647,14648,14849]

Este ha sido uno de los puntos más criticados de la serie, en su país natal, Estados Unidos ya que, han mostrado sin ningún tipo de pudor, escenas homosexuales, lésbicas e incluso, asesinatos en pleno coito en una sociedad que temen más a los cuerpos desnudos que a la violencia con armas. 

Pero, como ya hemos comentado antes, a True Blood o se la ama o se la odia y, eso, lo saben muy bien el departamento de marketing de la cadena que, ha creado un mundo alrededor de la serie. A parte de la edición en DVD, blu-ray, en edición simple, deluxe, de la deluxe puedes encontrar infinidad de productos relacionados con la serie. ¿Quieres un muñeco al estilo Pop! de los protagonistas? Pues los tienes. ¿Quieres el delantal que lleva Sookie en el Merlotte’s Bar? Todo tuyo. ¿Tienes sed de sangre? Pues puedes hacerte con un pack de seis botellines de True Blood.

Además, dentro de la expansión del universo de la serie, la compañía de videojuegos EA, lanzó una versión de uno de sus videojuegos estrellas, The Sims, con el subtitulo True Blood, donde puedes crear tu propia ciudad Bon Temps y, de la cual, ya lleva tres expansiones.

[photomosaic ids=14650,14651,14652,14653,14654,14655,14656,14658,14659,14660]

En nuestro país, la serie se emite por la plataforma de pago Canal Plus y, como es habitual en este canal, la promoción que le da a las series es digna de admirar. Hemos visto como han estado promocionando la season finale de Games Of Thrones estos días; pues esto no es nuevo. Antes del inicio de la serie, Plus, lanzó una campaña viral a través de la ya inactiva web sangrefresca.com ( ya no se encuentra operativa ) que incluía diferentes spots de la bebida de la que tomaba nombre la serie, todo aderezado con un toque de humor.

Aquí os dejamos con uno de ellos más que interesante:

Pero, volvemos a la actualidad, con las incógnitas de qué nos depara la última temporada. Según su creador, Allan Ball, una vuelta a los orígenes de la serie, con [ojo spoilers] la muerte de uno de los protagonistas principales en el primer capítulo de la temporada y con un final que no dejará indiferente a los seguidores. De esto último, su creador, es más que experto ya que, el final de su obra maestra, Six Feet Under, esta considerada entre el top 3 de los mejores finales de la historia de las series.

La cabecera: la niña bonita de las series

Los openings o cabeceras son, en la gran mayoría de los casos, la carta de presentación de toda serie. En ella, se sintetiza el estilo, tramas y actores principales que forman parte del reparto. Pero, desde hace un tiempo, estas cabeceras han empezado a tomar protagonismo dentro de las propias series siendo auténticas obras de arte.

Todos recordamos cabeceras míticas de televisión como la de The Brady Brunch, donde un matrimonio recién casado convive con los hijos de cada uno, tres chicos del hombre y tres chicas de la mujer. En su opening, se presentaban a los personajes de forma dinámica y transgresora para la época.

En prácticamente toda serie, el opening es la introducción de las características principales de las series, así como el camino que llevará. La serie Dallas, presentaba a los protagonistas y, a su vez encaminaba al espectador, sobre la trama principal tierras, petróleo y adinerados personajes enfrentados entre sí o, en la mítica serie de ciencia ficción V, The Visitors, donde se podía ver como las naves extraterrestres llegaban a la Tierra y empezaba la encarecida lucha entre los terrestres y los visitantes.

[photomosaic ids=»10739,10740,10741,10742″]

Hacia los años 90 esta línea empezó a cambiar y el recurso de aprovechar la banda sonora para reconocer la serie de una simple escucha comenzó a cobrar protagonismo. Toda serie que se preciara, la melodía que le acompañaba era pegadiza y el espectador la reconocía con sus primeros acordes. Casos como The Fresh Prince of Bel-Air (El príncipe de Bel-Air), en la que el rap cantado por el propio Will Smith junto con la cómica intro, explicaba el punto de partida de la serie. Un joven residente en Philadelphia, se mudaba a casa de sus tíos ricos, en Bel-Air, para no ir por mal camino y no tener problemas con los tipos duros de su barrio. Gracias a esta intro, se descartaba la idea de crear un capítulo piloto, en el que contar la historia inicial. Otro ejemplo bastante claro fue Friends, que con su I’ll be there for you consiguió que la banda The Rembrats fuera reconocida internacionalmente gracias a una intro de apenas 47 segundos. Pero también se pueden ver casos donde, los openings han sido auténticas obras de arte; la magistral cabecera de X-Files, donde no se sabía diferenciar si lo que íbamos a ver era real o ciencia ficción, nos presentaba a los protagonistas con sus placas identificativas del FBI, entre imágenes de ovnis, junto a unos presuntos fantasmas con una música que ha inquietado y marcado a una generación con el lema The truth is out there.

[photomosaic ids=»10753,10743,10747,10748″]

Si hablamos de cabeceras inquietantes y tenebrosas, las de American Horror Story se llevan la palma. La serie, en la que todas sus temporadas son en realidad series independientes, en cada una de sus intros juega con las imágenes para producir en el espectador, desde el primer segundo, la sensación que encontrará viéndola: temor, inquietud, incertidumbre. Os dejamos las intros de las tres primeras temporadas: American Horror Story, Asylum y Coven.

Pero, al igual que la forma de hacer series ha evolucionado, sus cabeceras han hecho lo mismo y, en la actualidad, podemos encontrar maravillas minimalistas, así como «pequeños cortos” dignos de poderse emitir por separado.

Intros como la de Games of Thrones, donde te realizan un paseo por los sietes reinos mientras van recreando la creación de cada uno de ellos. Una obra maestra que bien cabe destacar no solo por su forma de presentar la serie, sino por la estupenda banda sonora del compositor Ramin Djawadi.

Otra cabecera muy recomendable para todos los amantes de la televisión es la de la serie The Newsroom, creada por Aaron Sorkin. En ella nos muestran como se crea un informativo desde dentro de una redacción. En su intro, nos regalan unas estupendas imágenes históricas de cómo ha ido evolucionando la televisión de estos espacios televisivos.

Hoy en día nos atreveríamos a destacar una tendencia que se va utilizando cada vez más dentro de las producciones true-bloodtelevisivas: Contraponer el estilo musical de la cabecera a la temática de la serie. Una técnica que ya utilizan series como True Blood, donde el country de la banda sonora se contrapone a las imágenes de presentación, sangre fresca para un estilo de música poco recurrente para los openings. Otra de las series que utiliza este recurso es la drama-comedia Orange is the new black, el estilo pop rock de Regina Spektor con You´ve got time pone banda sonora a una continuación de primeros planos de ojos y bocas de reclusas durante más de un minuto.

No todas las cabeceras de las series son utilizadas como presentaciones. Series como Once Upon A TimeLost, que utilizan una intro de unos pocos segundos de duración y en la que sólo podemos ver su título en primer plano y unas imágenes de algún hecho destacado del capítulo.

[photomosaic ids=»10734,10735,10736″]

Pero si hablamos de intros, la más destacada de todas es, sin lugar a dudas, la de la mítica serie de animación The Simpsons. Mil versiones diferentes, recreando diferentes openings como la de Game of Thrones, The Hobbit o realizadas por diferentes creadores de renombre como Guillermo del Toro o el grafitero Banksy, aunque lo más destacable es que, en cada introducción, hay dos variaciones, el texto que escribe Bart durante su castigo en el colegio y el momento en que toda la familia se reúne en casa frente a la televisión.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén