Etiqueta: Boamistura (Página 2 de 2)

BoaMistura devuelve al Chorrillo su luz

BoaMistura nos presenta por fin el documental Somos Luz, basado en su intervención artística en la comunidad del Chorrillo en Panamá. Una comunidad  poblada de personas que llegaban con el objetivo de participar en la construcción del canal que une el Caribe y el Pacífico, pero que en 1989 se ve invadida por las fuerzas de EEUU. Una intervención que provocó una enorme destrucción, junto a un daño psicológico y social irreparable en la sociedad panameña del Chorrillo. Un barrio violento y sin ley, en el que bloques de pisos llenos de color formados por pequeñas viviendas sin habitaciones en escasas condiciones de salubridad caracterizan la zona: “El barrio está muy sucio. Es un lugar que queda al margen de la recogida de basura y las infraestructuras públicas”, cuenta Javier Serrano (arquitecto panameño).

Un trabajo con un mensaje de -comunidad- y 2.000 metros cuadrados de extensión que abarcaba 50 viviendas, junto a sus respectivos corredores y núcleos de escaleras del edificio Begonia I, creaban el proyecto Somos Luz. Un proyecto que gracias a la ya famosa técnica de la anamorfosis, técnica en la que BoaMistura es especialista, se hacía realidad. La anamorfosis provoca que desde un determinado punto de vista el elemento cobre una forma proporcionada y clara. Una intervención que forma parte de la serie Crossroads, en la que BoaMistura rehabilita espacios comunitarios, mediante arte urbano, concienciando a sus vecinos y haciéndoles tomar parte activa en el proyecto.

En este caso la composición cobra vida con la ropa tendida o cuando alguien se asoma al balcón, desde la que se puede leer SOMOS LUZ. «Esa palabra es bonita y tiene mucho significado, en el sentido de que le da a entender y pienso yo que aquí hay vida. La luz para nosotros puede significar muchas cosas a pesar de que tenemos tanto contratiempo, tanta pobreza, tanta maldad, tantas cosas…», declaraciones de Yolanda, vecina del Chorrillo, pieza clave del documental.

Boamistura pintando la fachada del mercado de la cebada

El Mercado de la Cebada de Madrid se convierte en el mural de arte urbano más grande de España

El mercado de la cebada, situado en el mítico barrio de la Latina de Madrid, se llena de color transformándose en el mayor mural de arte urbano de España. La creatividad del colectivo artístico madrileño BoaMistura,  y gracias a la colaboración de J&B, ha logrado dar forma a un proyecto cargado de luz y positividad que finalizará este miércoles.

Siendo uno de los mercados de abastos más importantes de la capital y con una extensión de más de 6.000 metros cuadrados, no ha impedido que el paso del tiempo y la dejadez se adueñaran de sus instalaciones. Construido por el arquitecto Mariano Calvo Pereira en 1868, este edificio tuvo que ser renovado en 1958 debido a su derrumbe en su estructura que tuvo lugar dos años antes. Ahora, esta instalación sufrirá una renovación de 180 grados, adaptándose al cambio cultural y artístico del siglo XXI que ya comienza a ser evidente en la zona.

[photomosaic ids=»2719,2720″]

Para su inauguración, MyMayor Company, una plataforma abierta a nuevos creadores para llevar a cabo este tipo de proyectos liderada por Borja Prieto, y la Liga de los Optimistas Pragmáticos, tienen preparadas numerosas actividades. El principal objetivo es llenar de vida a este enclave de la capital y recuperar así el esplendor con el que un día contó.

Un mural repleto de iconos, palabras y dibujos invade la fachada de este enorme mercado de abastos convirtiéndolo en uno de las obras de arte urbano más grandes del viejo continente. Las cúpulas son esenciales en este proyecto, ya que “el impacto sobre el paisaje es muy importante. No sólo se las ve desde la calle, la creación de efectos de iluminación, colores y matices estarán presentes también y muy visibles en la vida de los tejados, bares y terrazas de La Latina”.

Boamistura sobre las cúpulas del mercado de la cebada

BoaMistura sobre las cúpulas del mercado de la cebada

Rojo, verde, azul, amarillo, naranja y morado son los escogidos para teñir su fachada. La idea es recrear los colores que podemos encontrar en los alimentos que ingerimos y vemos a diario, siendo además el soporte de la palabra COLOR escrita en blanco mediante anamorfosis. Esta técnica provoca que desde un determinado punto de vista el elemento cobre una forma proporcionada y clara. Para poder llevar a cabo este faraónico proyecto se han empleado 2000 kilos de pintura, 40 rodillos extensibles y alrededor de 1000 horas de trabajo por parte de un equipo formado por 15 personas.

Página 2 de 2

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén