Etiqueta: biopic

Rami Malek será Freddie Mercury en ‘Bohemian Rhapsody’

Para los fans acérrimos de uno de los grupos míticos e inolvidables de la historia de la música, Queen, y su vocalista de voz incomparable, Freddie Mercury, cualquier noticia que avance detalles de la película que Bryan Singer está preparando en torno a la banda y su frontman, nos supone toda una emoción tras ocho años en proyecto.

El biopic de Mercury, bajo el título ‘Bohemian Rhapsody’, en honor a la célebre canción rubricada por él y que se ha convertido en una seña de identidad del grupo británico, narra la historia de Farrokh Bulsara (su verdadero nombre). El papel protagonista no será finalmente interpretado por Sacha Baron Cohen, unido al proyecto desde hace tiempo, sino que será Rami Malek, de la serie ‘Mr. Robot’, quien encarne al líder de Queen, según ha confirmado el director desde su cuenta de Instagram.

El productor y realizador (‘X-Men: Apocalipsis’, ‘Sospechosos habituales’) contará con Graham King como productor (también participante en ‘Aliados’, la esperada cinta de Brad Pitt Marion Cotillard) y el guionista Anthony McCarten, autor de ‘La Teoría del Todo’ o ‘Muerte de un superhéroe’. Brian May y Roger Taylor, guitarrista y batería de Queen, también participan en el proyecto como productores musicales.

La película en torno al icónico cantante aún no tiene fecha de estreno. Mientras tanto, Malek rueda estos días el remake de Papillon junto a Charlie Hunnam (Jax Teller en ‘Sons of Anarchy’). 

YSL, fascinante e hipnótico, a los ojos de Bonello

No es la primera vez, ni será la última, en que dos películas que abordan la misma temática son estrenadas casi al mismo tiempo. Fueron meses de diferencia, meses, que se convierten en segundos cuando el tema a abordar es ni más ni menos que una personalidad como Yves Saint Laurent. Como la amiga (enemiga) que lleva a la fiesta exactamente tu mismo vestido, solo que en esta ocasión el abanico de tonalidades de ambos atuendos no hubiera podido ser más dispar.

Lejos de la veneración de Jalil Lespert en su Yves Saint Laurent, Bertrand Bonello decide abordar la historia del magnate de la moda desde otro punto de vista. El suyo, quizás. ¿O quizá el de todos los que rodeaban al diseñador?

saintlaurent6El Saint Laurent de Bonello cuenta la historia del modisto (interpretado por un Gaspar Ulliel en estado de gracia) una vez alcanzado el reconocimiento mundial, una vez habiendo sentado cátedra en cuanto a la tendencia mundial de la moda femenina. Los años 60 corren por las venas de un joven Yves Saint Laurent, venerado y querido por todo su equipo de costureros, adorado por las modelos (incluso por las de Chanel), deseado por su pareja y sumido en una vorágine de fiestas, sexo y drogas algo habitual que se vuelve más que constante en el momento en el que el modisto conoce a Jacques de Bascher.

Quizá la ajetreada vida del modisto merecía lo que Bertrand Bonello saintlaurent5ha hecho con ella. O quizá no. Pero lo cierto es que el director ha conseguido algo totalmente hipnótico: desde la estética preciosista, hasta el maravilloso vestuario creado por Anais Romand, el taller de alta costura de la firma, pasando por las fiestas del diseñador y los peculiares amigos de éste, todo es un conjunto que mezcla a con una pasmosa perfección lo onírico y lo real que te contagia desde el primer plano y que te hipnotiza los sentidos con una combinación maestra a nivel de música y fotografía, a cargo de Joseé Deshaies. Todas las escenas de discotecas son sobresalientes en realización, especial mención a la primera vez que aparece Jacques de Bascher que, lejos de parecer rutinaria, resulta simplemente espectacular.

saintlaurent2Bonello hace en Saint Laurent una película de contrastes, una película en la que todo está brillantemente (y esto, a veces, se traduce un hermoso sentido literal) en contraposición al personaje principal. Bonello no cuenta la vida de Yves Saint Laurent. O al menos no hace solo eso. Bonello usa al personaje para contraponerlo a una época (la del Mayo del 68, jamás representado con la originalidad de esta cinta, elípsis incluida) y aún a una mentalidad. Es el espejo de una sociedad (de pudientes, eso sí) desenfrenada en todos sus frentes. Drogas, sexo y rock ‘n’ roll: el espejo de una cierta y turbia irresponsabilidad que se percibe y siente menos maligna y hasta frágil o desamparada con Bonello tras la cámara.

Saint Laurent busca no tanto entender los motivos inspiradores del artista, sino más bien compranderle, entender su mundo y con ello sus creaciones y el porqué de su decadencia. El Yves Saint Laurent creado por Bonello es un fiel reflejo de elegancia, pero también de tristeza; es un reflejo de color pero también de sobriedad; es un reflejo de la festividad pero también de la soledad y, sobre todo, a los ojos de Bonello, Yves Saint Laurent es un reflejo de vida, pero también de muerte en vida.

Tanto es así, que el desfile final que aparece en la cinta y que fue clave para la trayectoria profesional del diseñador, no es presentado como un desfile al uso sino totalmente fragmentado hasta en siete pantallas distintas que consiguen aunar la belleza y la imperfección de todo un mito de la moda probando, una vez más, que ser un maestro, como todo, tiene sus adversidades.

Grace Kelly vuelve al cine de la mano de Nicole Kidman

cinderella-graceA nadie le suena desconocido cuando se menciona a Grace Kelly. Una de las grandes divas de Hollywood de los años 50. Una niña de Pensilvania, que como si de un cuento se tratase, se vio convertida en Princesa de Mónaco por amor a su Príncipe. Sería imposible inclinar la báscula entre la vida de Grace cuando era esa, Grace Kelly, o cuando después fue Gracia de Mónaco. Ambas etapas podrían considerarse polos opuestos que, sin embargo, se dan la mano en cantidad de detalles.

A pesar de su corta carrera, Grace Kelly fue considerada una de las grandes estrellas de la etapa dorada de Hollywood. Protagonizó su primera película con 22 años y abandonó el mundo del cine (Oscar en mano) con 26, pero el poco tiempo que formó parte de Hollywood no estuvo reñido con el gran éxito que cosechó entre crítica, fans y famosos directores que caían rendidos a sus pies y le ofrecían papeles en sus películas, llegando incluso a intentar enamorarla, como se dice que fue el caso de Alfred Hitchcock.

De Grace Kelly se ha hablado y se ha dicho ya todo. O al menos todo lo que se ha hecho público de ella, ya fuera con permiso o sin él.  Ella fue musa de artistas de la pintura como Andy Warhol, quien quiso retratarla en sus colecciones de pop art como también ocurrió con Marilyn o con Audrey Hepburn. Grace Kelly, además de haber sido vestida por los más grandes modistos de la historia, sigue siendo fuente de inspiración de diseñadores de moda que, una y otra vez, vuelven a clásicos como ella o la ya mencionada (y elegantísima) Audrey Hepburn para la confección de sus vestidos. También el mundo del juguete se rindió a sus pies, llegando a sacar a la venta muñecas emulando a Grace Kelly en algunas de sus películas, como Atrapar a un ladrón, o incluso en situaciones señaladas de su vida personal como el momento en el que Grace y el Príncipe Raniero coincidieron por primera vez en Cannes o su boda con él.

[photomosaic ids=»10086,10084,10087,10085″]

La elegancia y la presencia de Grace Kelly nunca pasaron desapercibidas y eso se sigue notando aún hoy. Sus reminiscencias permanecen en cartelería de cine, en publicidades de moda o de perfumes… su pose, su forma de peinarse, de vestirse o su maquillaje han sido copiados hasta la saciedad. Y es que su imagen vendía y vende, porque lo bueno nunca pasa de moda y también, porque las modas nos llevan constantemente a echar la vista atrás. Como la buena de Annie Leibovitz sabe esto, lo mismo le vale meterse dentro del mundo Disney, que retratar fielmente algún fotograma de películas clásicas como La ventana indiscreta, pero sustituyendo a James Stewart por Javier Bardem y a Grace Kelly por Scarlett Johansson.

[photomosaic ids=»10088,10089″]

Grace ya brillaba con firmeza mucho antes de convertirse en Princesa de Mónaco, pero nunca sabremos si este brillo estelar se hubiera seguido manteniendo, de haber escogido exclusivamente los flashes del mundo del cine. Precisamente el mundo del cine le rinde ahora homenaje (a su manera, claro) con un biopic que, como mínimo, está consiguiendo levantar barullo entre la multitud por sus desavenencias de montaje entre el director, Oliver Dahan, y el todopoderoso productor Harvey Wenstein.  Tampoco la cambiante fecha de estreno, que aún no parece estar muy clara, ayuda a poner luz en todo este asunto. Lo que sí está claro, es que Grace of Monaco abrirá el 67 Festival de Cannes, el próximo 14 de Mayo. Para entonces, todos los flashes estarán puestos en Nicole Kidman, la encargada de encarnar a la Princesa cuya vida terminó un 13 de Septiembre de 1982, en la misma carretera de Montecarlo en la que había rodado anteriormente junto a Cary Grant. Ya hemos visto a Nicole Kidman encarnar a mujeres con una presencia imponente; bagaje, garra y potencial tiene como para interpretar a una princesa y a dos. Y sabemos que el maquillaje y el vestuario ayudan, pero … el parecido entre ambas mujeres es espectacular.

[photomosaic ids=»10091,10090″]

[photomosaic ids=»10092,10093,10094,10095,10096″]

La película contemplará la historia de la actriz entre diciembre de 1961 y noviembre de 1962, ya retirada del estrellato cinematográfico y casada con el Príncipe de Mónaco. Ojalá podamos tener una fecha de estreno pronto porque, si algo salta a la vista, es que Nicole Kidman vuelve a ir de cabeza a por los grandes premios. Esperemos que no sea un descalabro como el reciente estreno de la película sobre Diana de Gales.

De momento, podemos afirmar que estéticamente hay poco que objetar: en los fotogramas de la película se observa un vestuario prácticamente calcado al original. Gigi Lepage está detrás de todo este despliegue de ‘clothing’. Y a Cartier le faltaron manos para implicarse en el proyecto replicando las joyas de la Princesa Grace. Veremos qué sale de todo esto, de momento, os dejamos el tráiler oficial, que vio la luz hace pocos días.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén