Etiqueta: Berlín (Página 2 de 3)

Una casa camaleónica en pleno Berlín

El hecho de que la arquitectura actual se adapte a las necesidades medioambientales de un cada vez más contaminado y poblado planeta, es una constante entre los diseñadores. Todos ellos tienen muy presentes el uso de nuevas tecnologías pero que sean respetables con el entorno que nos rodea, además de beneficiarse del ahorro de energía que muchas de ellas ofrecen. Si a ello se añade un exterior nada convencional y una distribución muy particular el resultado es una vivienda creada por la firma alemana  Brandt + Simon Architekten.

Leer más

Rihanna pierde la cabeza en Berlín

Pocos podrían negar que las curvas de Rihanna son una auténtica obra de arte. Y si lo hacen seguro que se pirran más por los abdominales de quita y pon de Justin Bieber que por los encantos de RiRi. La cantante de Barbados tiene uno de los cuerpos más esculturales del panorama musical, aunque se lo esté fastidiando con tanto tatuaje extraño que bien le podría granjear una jubilación como catálogo humano de un tatuador de barrio.

Leer más

Tatuando de un solo trazo

Una nueva moda ha llegado al mundo del tatuaje. Los elaborados y detallistas dibujos que muchos artistas realizan, tan realistas y con una técnica inigualable, van a dejar paso a otro tipo de arte más conceptual y lineal.

[photomosaic ids=»42633,42634,42635,42636″]

El artista Mo Gangi ha dado un paso más en este campo y apuesta por un arte minimalista y único. A partir de una sola línea de trazo es capaz de crear increíbles dibujos que no serían pensables desde la perspectiva del tatuaje. Desde el mundo animal, pasando por el vegetal, los objetos, figuras humanas… todo es posible a partir del arte tatuador de una sola línea.

[photomosaic ids=»42637,42638,42639,42640″]

Desde la ciudad de Berlín están causando sensación y en Instagram se pueden observar muchos de los modelos que ya ha realizado en su estudio. Simplicidad y sencillez desde el punto de vista de una figuración conceptual muy clara y expresiva.

Joanna Winograd y la tinta del arte sacro

Arte y religión han sido grandes amigos y, a la vez, enemigos a lo largo de la historia. Un quiero y no puedo que, desde la ‘Madonna’ de Sandro Botticelli a la ‘Crucifixión’ de Dalí han ayudado a que Santos, Vírgenes y pasajes de la Biblia ayudaran a que grandes pintores de todos los siglos se formaran y dejaran su sello en la historia del arte de éste país y del mundo. Un tipo de arte que, por suerte o por desgracia, cada vez es menos visible y usual, pero que ha sido capaz de perdurar y de adaptarse a las nuevas técnicas y corrientes contemporáneas y tecnológicas. Joanna Winograd es una de ellas.

Leer más

El 25° aniversario de la caída del Muro llega al Thyssen

Con motivo del 25° aniversario de la caída del Muro, el Museo Thyssen-Bornemisza nos presenta junto a la la Embajada de la República Federal de Alemania un homenaje a la ciudad de Berlín y a sus habitantes con el montaje expositivo Calles y rostros de Berlín.

La rápida transformación de ciudades, como Berlín, en metrópolis fue uno de los temas que más apasionaron a los pintores de comienzos del siglo XX. La capital alemana, en poco tiempo, se convirtió en imán de numerosos artistas por su atmósfera libre y en punto de encuentro de las vanguardias europeas. La ciudad no pudo reconectar con esta época dorada hasta después de la caída del Muro en 1989.

“¡Ante todo pinto retratos! De todas formas todo lo que pintamos nosotros, los alemanes, es retrato”

Los artistas expresionistas del momento se trasladaron a la capital buscando nuevos estímulos. Es el caso de Ernst Ludwig Kirchner, miembro del grupo Die Brücke, que pintó sus célebres escenas callejeras durante los meses anteriores a la Primera Guerra Mundial, que estalló hace justo 100 años. En estas obras, las protagonistas, generalmente mujeres, eran el objeto de las miradas masculinas. Otros artistas afincados en Berlín, como Ludwig Meidner o Lyonel Feininger, se sintieron también estimulados por las calles en constante metamorfosis y adaptaron en sus obras elementos formales del cubismo, el futurismo o el orfismo.

GROSZDomina en muchos de estos cuadros un cierto aire apocalíptico, en predicción a lo que iba a ocurrir. Lo vemos particularmente en la obra de George Grosz, en la que Berlín se convierte en un lugar deshumanizado que camina hacia la autodestrucción. Pintado durante la Gran Guerra, Metrópolis es una de sus realizaciones más destacadas; Grosz muestra en este cuadro una ciudad poblada por la muchedumbre atrapada en una vida infernal. Su estilo “afilado como un cuchillo” no haría sino agudizarse tras el fin del conflicto y su aversión por la sociedad de su tiempo lo transformó en un pintor comprometido ideológicamente. Durante los años que siguieron denunció la hipocresía burguesa, y un orden social que consideraba injusto, en unas obras donde el glamour de las clases acomodadas se contrapone a lisiados de guerra, huérfanos o vagabundos.

«¡Ante todo pinto retratos!» De todas formas todo lo que pintamos nosotros, los alemanes, es retrato”. Este era el consejo que Otto Dix había recibido del veterano Max Liebermann al comienzo de su carrera. Pasados los primeros años de la posguerra, pintores como Grosz o Dix fueron suavizando sus planteamientos revolucionarios ante el convencimiento de que el arte no podía cambiar la sociedad. De las pobladas calles y sus conflictos sociales, su interés pasó a representar a los propios berlineses.

Este brillante e intenso momento de la cultura berlinesa terminaría bruscamente en 1933. Un año después del ascenso del nazismo al poder, Max Beckmann modificó el retrato de Quappi, su bella mujer, borrando su sonrisa.

El Holocausto y la Segunda Guerra Mundial, desencadenada por la invasión alemana de Polonia hace 75 años, dejó un rastro de muerte y destrucción que pareció eliminar los ideales artísticos de preguerra. Sin embargo, la caída del Muro ha devuelto a Berlín su carácter de metrópolis de vanguardia y renovación artística.

Podrás disfrutar de esta exposición hasta el próximo el 22 de enero de 2015.

Mentalgassi los genios del papel y pegamento

El Arte Urbano o también conocido como Street-Art ya no sólo es graffiti. Esta expresión artística lleva años englobando distintos tipos de técnicas, que  poco a poco se han ido alejando del “clásico” aerosol, por medio de plantillas, posters, pegatinas, murales…Y qué mejor lugar para adentrarnos en esta expresión artística que las calles de Berlín. Precisamente en la capital alemana nos encontramos con las obras de Mentalgassi. Este colectivo de artistas berlines ha conseguido hacerse notar en los abarrotados murales de la ciudad , gracias a un peculiar estilo famoso por utilizar obras fotográficas a gran escala, habitualmente usando retratos con toques humorísticos adaptados al propio entorno urbano.

Una ob ra que gracias a su forma inteligente e ingeniosa de integrar sus ideas, en lugares públicos de lo más transitados, con ello, no sólo consiguen sorprender a los espectadores sino que, también obtiene un alcance impresionante, extendiéndose más allá de las fronteras alemanas. En el año 2010, el grupo colaboró con Amnistía Internacional para hacer eco del caso de Troy Anthony Davis.

Desde entonces han conquistado ciudades de todo el globo: Finlandia, Brooklyn, Zagreb, incluso Getxo (Vizcaya). Este mismo año han realizado trabajos en Roma con el proyecto Conquista Vertical, donde se sirven de columnas para su próximo documental.

En su último proyecto Pimp My Carroca, han colaborado con el artista brasileño Thiago Mundano, en él, los artistas pretenden promover el reciclaje y el uso inteligente de basuras. Un gran problema en Sao Paulo, la ciudad que más desechos produce de todo Brasil y donde se recicla únicamente el 1%.

Mentalgassi consigue transformar la ciudad y generar una reclamación urbana usando exclusivamente grabados y wheatpaste (engrudo). Pequeñas-grandes obras de arte solo con papel y cola.

Aquí os dejamos su colaboración con Amnistía Internacional: Haciendo Visible lo Invisible

Supermodelos de antes y ahora

Unas larguísimas piernas, unos rasgos caucásicos perfectos y una hipnótica mirada convirtieron a la modelo rusa Veruschka en un claro estereotipo estético allá por los años 60. Mientras, en el lado opuesto, una menuda y refinada Twiggy, de aspecto andrógino y con apenas 1,68 centímetros y 40 kilos de peso triunfaba como un verdadero icono pop del momento, sinónimo perfecto del espíritu libre de la época. Con ellas y con muchas otras modelos de su generación llegaba la popularidad masiva de las top model, convertidas en esa figura aspiracional a las que imitar por parte de jovencitas de todo el mundo. El término supermodelo comenzaba a fraguarse, pero no sería hasta principios de los 90 cuando llegara el auténtico boom de las supertops. Cindy Crawford, Elle Macpherson, Linda Evangelista, Naomi Campbell, Christy Turlinton… sus nombres se convirtieron en el reclamo mundial de diseñadores y revistas de todo el mundo. Ellas eran las auténticas celebrities de la década, con sus bellos rostros y sus esculturales cuerpos, deseo de hombres y mujeres a lo largo y ancho del planeta. Ahora, cinco décadas más tarde, la galería CWC Camera Work de Berlín (Alemania) presenta la exposición Supermodels, Then and Now, donde pretenden mostrar cómo ha cambiado el canon de belleza sin perder ese ‘brillo’ característico de las tops.

[photomosaic ids=»16584,16585,16586,16587,16588,16589,16590,16591″]

Con más de 100 obras de numerosos artistas poco dados al efectismo o la explotación de la mujer, la muestra quiere probar cómo la fotografía se ha convertido en un género artístico en sí misma. Para Thomas P. Campbell, director del Metropolitan Museum of Art de Nueva York, «una modelo de éxito necesita ser capaz de inspirar al diseñador y de representar su intención. De esta forma puede obtener un estatus especial de ‘icono’ y su cara puede llegar a convertirse en una marca propia» y afirma que «en el arte, el término supermodelo se ha convertido en un género internacional que brinda precios estratosféricos en las subastas». Sin duda, no se equivoca, basta con recordardar que hace unos meses la célebre casa de subastas Christie’s, recaudó nada más y nada menos que 2 millones de euros gracias a una puja de obras de la archiconocida Kate Moss.

En la exposición se reúnen obras de importantes figuras de la fotografía, con nombres como Richard Avedon, Peter Lindbergh, Michel Comte, Ellen von Unwerth, Paolo Roversi, Patrick Demarchelier, Herb Ritts o Albert Watson. Desde la galería destacan que, «aunque todos ellos muestran la mutabilidad de las modelos, también confirman que se trata de mujeres que son un espejo de su tiempo» y añaden que «la atención pública hacia las supermodelos ha aumentado de tal forma que sólo basta con que el fotógrafo muestre la belleza natural de las chicas para que las fotografías tengan impacto».

[photomosaic ids=»16592,16593,16594,16595,16596,16597,16598,16599″]

Míticas obras de Twiggy o Veruscka de la mano de Richard Avedon, imágenes de Peter Lindbergh o Michel Comte que ilustran la revolución cultural de finales de los 60 y principios de los 70 o retratos de Naomi Campbell, Linda Evangelista, Chanel Iman o Christy Turligton que transmiten esa nueva imagen de top model como icono mundial, son algunas de las muestras que se podrán ver en la exposición.

Además, la exposición hace un apartado especial a Kate Moss, de quien se exhiben retratos firmados por fotógrafos como Ellen von Unwerth, Paolo Roversi, Patrick Demarchelier o Albert Watson, que han convertido a la modelo en una «marca global» que ha influido poderosamente en la sociedad  y marcado toda una época.

Sin duda, si tenéis oportunidad de ir a Berlín hasta el 6 de septiembre, esta exposición es parada obligada de ver.

[photomosaic ids=»16600,16601,16601,16603,16604,16605,16606,16607″]

Página 2 de 3

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén