No están censurados, son tiritas. Este es el material del que parte la artista australiana Savina Hopkins para crear una colección de lo más inquietante y que genera una sensación de incertidumbre a aquellos que se plantan frente a sus obras: “¿Qué es lo que transmiten los rostros de sus protagonistas?”, se preguntan al admirar las facciones creadas con decenas de tiritas.

Leer más