Etiqueta: Alexander McQueen

Arte para la cabeza por Philip Treacy

Sarah Jessica Parker, Lady Gaga, Catalina Middlelton, Camila Parker Bowles, Victoria Beckham, Madonna… todas comparten un fetiche y el culpable no es otro que Philip Treacy con sus increíbles sombreros y tocados. A primera vista, cualquiera podría pensar que poco en común en cuestión de gustos la princesísima de Inglaterra con la excéntrica cantante del Bad Romance, pero  las creaciones de este diseñador inglés no entienden de límites ni de tipos de clientas, por lo que sus diseños han conquistado tanto a celebrities como aristócratas de todo el planeta.

[photomosaic ids=»11649,11650,11651,11652,11653,11654,11655,11656″]

Hijo de un panadero, Philip Tracey nació en 1966 en un pequeño pueblo al oeste de Irlanda en el seno de una numerosísima familia. Desde muy jóven solía espiar las bodas que tenían lugar en la iglesia de su pueblo porque para él «eran el equivalente a un desfile de moda». Aquel niño no podría  imaginar por aquel entonces que un día, sentado entre los invitados a la boda de Camilla Parker-Bowles con el príncipe Carlos, heredero de la corona británica, vería entrar a la novia con un tocado hecho por él. «Fue el día más increíble de mi vida. Para mí, que de niño vi la boda de la princesa Diana por televisión, estar allí ante la futura reina de Inglaterra con una de mis creaciones, fue algo asombroso».

[photomosaic ids=»11647,11648″]

Tenía sólo 5 años cuando comenzó a coser realizando vestidos y sombreros para las muñecas de su hermana. A pesar de vivir en la Irlanda católica de los 70, su padre nunca se opuso a su afición por la moda y así, durante toda su infancia, continuó su sueño ‘robándole’ la máquina de coser a su madre mientras ella estaba fuera de casa. Años más tarde, en 1985, se matriculó en el National College of Art & Desing de Dublín y al acabar se trasladó a Londres para continuar sus estudios en el Royal College of Art de la capital inglesa. Poco tiempo después, Philip conocería a una de las personas más importantes de su carrera artística: su musa y descubridora Isabella Blow. «Cuando me suento deprimida, voy a ver a Philip, me pongo uno de sus sombreros y me siento fantástica», decía la famosísima editora y estilista de moda. La misma que entró en la casa Chanel junto al diseñador y dijo «nos gustaría tomar un té» para presentar sus diseños a la maison y la misma que le confió el sótano de su casa para que montara allí su taller. Isabella Blow tenía, sin duda, un ojo único para descubrir talentos, y es que fue su instinto creativo quien también descubrió al mismísimo Alexander McQueen. Junto a Isabella, Philip pudo demostrar al mundo su arte sin límites realizando las creaciones sombrereras más locas y originales jamás vistas. En ella se juntaban dos polos opuestos que definen la moda británica: la irreverencia y la tradición. Su estilo era tan audaz como erudito; uno de sus sombreros favoritos de Treacy, en forma de galeón, era una referencia a una moda del siglo XVIII con la que las mujeres aludían en sus tocados a las victorias navales de su país. Ella hizo de la ropa impactante y de los sombreros estrambóticos su sello de distinción, de hecho, la propia Blow solía decir que usaba sus sombreros bizarros como una armadura para protegerse y ocultar su rostro al mundo.

[photomosaic ids=»11657,11658,11659,11660,11661,11662,11663,11664″]

Su gran oportunidad vino en 1991, cuando Karl Lagergeld le propuso colaborar con él en Chanel. Su primera creación para la maison fue portada de Vogue UK con Linda Evangelista como protagonista y dos años más tarde presentó su primera colección sobre la pasarela con la presencia de las supermodelos más importantes de los años 90. «Los medios enloquecieron cuando todas estas chicas desfilaron para mí y eso cambió completamente la percepción del sombrero». Al año siguiente, Treacy abrió su propia tienda en Londres y poco tiempo después, su carrera despegó a lo más alto con colaboraciones para firmas y modistos de la talla de Versace, Dior, Alexander McQueen, Givency o Armani, así como con creaciones para celebrities como Lady Gaga, Sarah Jessica Parker o Victoria Beckahm y para miembros de todas las casas reales europeas. Un dato curioso: este diseñador llego a firmar nada más y nada menos que 36 de los tocados que lucieron las invitadas al enlace de Guillermo de Inglaterra y Kate Middelton. Una muestra de su conquista indiscutible en el terreno del diseño de sombreros.

[photomosaic ids=»11665,11666,11667,11668,11669,11670,11671″]

Sus trabajos pueden llevar desde tres horas hasta tres años. Cada año realiza dos colecciones prêt-à-porter con 55 modelos que se venden en diferentes colores en su tienda de Londres. Para él, todo el mundo puede usar sombrero, «todos tenemos una cabeza, por lo tanto, todos tenemos la posibilidad de usarlo. Cuando uno conoce a alguien lo primero que ve es su rostro, no sus pies o sus manos. El propósito de un sombrero es mejorar los rasgos». Sin duda, puede que te guste o te horrorice, pero de lo que no cabe duda es que Philip Treacy es un artista único, capaz de unir arte y moda desde la cabeza.

[photomosaic ids=»11672,11673,11674,11675,11676,11677″]

Kate Moss protagoniza la última campaña de Alexander McQueen

Las chicas son guerreras y Kate Moss tiene ‘ese’ algo especial. Así podríamos resumir el último trabajo de la modelo británica como imagen de la firma Alexander McQueen para la próxima primavera-verano 2014, fotografiada por el mismísimo Steve Klein. Y es que, a sus 40 años recién cumplidos, la top británica sigue demostrando que aún le queda mucho por hacer.

Esta es la primera vez que la modelo protagoniza una campaña para la casa del fallecido Alexander McQueen, a pesar de que ambos mantuvieran una estrecha relación. De hecho, en pleno 2006 y mientras numerosas firmas daban la espalda a su carrera, el diseñador le tendió su mano en uno de sus peores momentos profesionales y decidió rendirla homenaje llevándola -virtualmente- a la pasarela con un holograma que revolucionó por aquel entonces el mundo de la moda. Ahora, ocho años después, Kate Moss se pone al frente de una campaña que en tan sólo dos días desde que se diera a conocer, ha dado la vuelta al mundo.

De aspecto futurista e inspirada en muchos de los movimientos progresistas del mundo del arte del siglo XX, la colección para la próxima temporada es plasmada de manera magistral por el fotógrafo americano Steve Klein, demostrando una vez más su destreza tras el objetivo, fusionando de manera única el arte y la moda a través de sus fotografías.

[photomosaic ids=»8213,8215,8218″]

En las imágenes podemos ver a una cambiada Kate Moss de pelo corto y rubio oxigenado, retratada cual princesa guerrera con looks de la colección SS14, que mezclan formas primitivas y  gráficas, con el rojo, negro y dorado como principales colores. La modelo se acompaña en todas las imágenes de una réplica de sí misma convertida en una pequeña muñeca, que en ocasiones es ‘pinchada’ con alfileres, haciendo un guiño posiblemente a las muñecas de vudú y al espíritu tribal de la colección. Una combinación perfecta del estilo africano con el toque street punk  de McQueen de los 90, con pinceladas de arte de principios del siglo XX. Todo ello recogido en una campaña que plasma ese oscuro y excéntrico mundo que tanto caracterizaba al diseñador británico, quien no tuvo ningún miedo de saltarse los cánones de belleza a través de la búsqueda de la individualidad, con prendas destinadas a mujeres de marcada personalidad. Una ventana de inspiración al universo sobrehumano del imaginario de McQueen, que ahora, su sucesora Sarah Burton, ha reinterpretado con una de las modelos más cotizadas del mundo.

[photomosaic ids=»8214,8216,8217″]

Además, la firma también presenta un pequeño fashion film de poco más de cuatro minutos, dirigido también por Steve Klein y con Kate Moss de nuevo como única protagonista. El corto, que fue grabado en las calles del Este de Londres, vuelve a mostrar claras referencias al mundo del arte. Misterio al más puro American Horror Story con una Daenerys Targaryen del Siglo XXI.

[photomosaic ids=»8219,8220,8221,8222,8223,8224″]

A continuación, os dejamos el vídeo de la campaña para os dejéis envolver por el particular mundo de McQueen:

 

Alexander McQueen y Damien Hirst: 10 años de calaveras

Diez años han pasado desde que por primera vez irrumpieran las ya habituales calaveras en el mundo de la moda. El responsable no podía ser otro que Alexander McQueen, quien la convirtió en sello de la casa plasmándola en maravillosos pañuelos de seda en su colección Irere de Primevara-Verano 2003. Un accesorio que pronto se convertiría en un must have para toda fashionista del momento y que por tanto, no tardarían en copiar las conocidas cadenas de low-cost.

Ahora, diez años después, la firma rinde homenaje a sus famosas Skull Scarf y lo hace de la mano de uno de los artistas más controvertidos y cotizados del mundo del arte: Damien Hirst. Y es que, nadie mejor para reinventar su emblemática calavera que un artista que ha trabajado profundamente el tema de la mortalidad desde sus inicios. De hecho, una de sus obras más icónicas, For the Love of God, es una calavera en platino incrustada con 8.601 diamantes perfectamente cortados y pulidos, que según el propio Hirst «simboliza una celebración de la vida, al cubrir el símbolo de la muerte con el símbolo primordial de la lujuria, el deseo y la decadencia».

[photomosaic ids=»5334,5333,5332,5331″]

Para la colaboración, Alexander McQueen y Damien Hirst han creado 30 increíbles diseños de bufandas y pañuelos en edición limitada inspirados en la serie Entomology del artista. El resultado de la ‘obra’ es una mezcla de mariposas, arañas y otros insectos integrados en patrones geométricos y caleidoscópicos que se transforman en las calaveras de McQueen sobre los scarves de la casa inglesa. La colección juega con la visión estética compartida de ambos en el uso de la simetría con fuertes referencias al mundo natural.

[photomosaic ids=»5338,5337,5336,5335″]

«Quise buscar dónde estaban los límites. Descubrí que no existen. Quise que me frenasen pero nadie lo hará», es una de las declaraciones que mejor podrían definir a este artista que trabaja continuamente rozando la frontera de la aceptabilidad y los límites de lo establecido en el mundo del arte. La vida y la muerte han sido el leimotiv de su carrera, tratatada siempre desde una poética perspectiva bastante cuestionable en la mayoría de las ocasiones. Sea como fuere, esta colaboración, bastante más alegre y mucho menos controvertida que sus habitales trabajos, supone una muestra más de la constante unión del mundo del arte y la moda.

La colección McQueen-Hirst está disponible desde el 15 de noviembre exclusivamente en las tiendas de Alexander McQueen y en la web de la firma, con precios que rondan los 400 Euros.

[photomosaic ids=»5343,5342″]

Los secretos del armario del estreno más esperado ‘Los juegos del hambre: En llamas’

Por fin llega a los cines la esperada segunda parte de la adaptación cinematográfica Los juegos del Hambre: En llamas. Aprovechando el lanzamiento de la película, la tienda online Net-A Porter se ha asociado a Liongate para el lanzamiento de Capitol Couture por Trish Summerville, una colección cápsula de moda diseñada por la mismísima Trish Summerville,  encargada del diseño del vestuario del film.

Capitol Couture por Trish Summerville reúne un total de 16 piezas textiles y complementos inspirados en Los Juegos del Hambre que se pondrán a la venta en exclusiva en Net-A-Porter a nivel mundial el 22 de Noviembre coincidiendo con el lanzamiento de la película.
LJDHCOLECCIONNo cabe duda de que en el mundo de Los Juegos del Hambre una de las maneras en las que se define al Capitolio es a través de la moda, por ello, el vestuario de la película es sin duda uno de los atractivos de la película, en donde cada look da forma y sentido a cada uno de los distritos. Un total de 24 diseños de ensueño entre los que destacan impresionantes creaciones de Alexander McQueen o Katniss Everdeen.

Aquí os dejamos algunos de los diseños más espectaculares que podremos disfrutar el viernes en pantalla.

[photomosaic ids=»4970,4968,4967,4966,4965″]

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén