Etiqueta: actor

Fallece el actor Alan Rickman a los 69 años

Ayer perdimos a uno de los mejores actores británicos que nos ha dado el séptimo arte. Alan Rickman fallecía a los 69 años en Londres, víctima de un cáncer según informaba su familia, una fecha triste para el cine. Nació en 1946 (Hammersmith, Londres), estudió en Latymer School, donde encontró su verdadera vocación participando en montajes de teatro y después estudió en la prestigiosa Royal Academy of Dramatic Art.

Leer más

Pepe Viyuela y el «careto» más profanado por los memes

¡Ay pobre de ti si crees que forocoches.com es simplemente un lugar donde se hablan de vehículos a motor! En sus entrañas te puedes encontrar de todo y cosas tan incomprensibles como el hilo de conversación que más está dando que hablar en los últimos días y que tiene a Pepe Viyuela, actor popularmente conocido como ‘Chemita’ en la serie de Telecinco ‘Aída’, como protagonista de los descarados montajes fotográficos que los usuarios comparten en bucle.

¿Te imaginas a Pepe Viyuela en la piel de Beyoncé bailando el mítico ‘Single Ladies’? Lo tienen. ¿Y caracterizado como Esperanza Aguirre o Pamela Anderson? Fácil. ¿Cuál es su relación con los sobres en ‘B’ de Bárcenas o su colaboración a pachas con Ciudadanos y Podemos? ¿Y si el once del éxito del club Barcelona estuviese formado por once Viyuelas? Da miedo, pero también es posible gracias a la magia del Photoshop y al ingenio de decenas de personas anónimas que han compartido sus desternillantes creaciones a diestro y siniestro en las redes sociales.

Pepe Viyuela baila el 'Single Ladies'

Pepe Viyuela baila el ‘Single Ladies’

Los ‘chops’, ‘memes’ o montajillos, como se prefieran llamar, están causando furor e incluso el propio actor riojano ha caído rendido a sus pies: “Gracias por vuestro sentido del humor”, escribía Viyuela en su perfil de Twitter a la vez que compartía algunas de sus ‘facetas’ favoritas. “Forocohes, qué locos estáis. Dedicar tanto tiempo a este careto”, decía poco después como oda al trabajo que han dedicado sus fans a darle un cambio de imagen a su “careto”.

Les dejamos con la mejor selección se memes sobre Viyuela y no duden en compartirlo con tus amigos!

Mario Casas, un ‘tonto a las tres’ gracias a Álex de la Iglesia

“Mario, ahora ¡quítate la camiseta!”. Esta es la frase que más ha oído Mario Casas durante sus largas sesiones de rodaje bajo la batuta de los directores que han querido ficharle a lo largo de su carrera, ya sea en televisión o en la gran pantalla. Por fortuna para el deseado intérprete, sus papeles han dado un giro de 180 grados. Ya no tiene que presumir de músculos para arrasar en la taquilla, gracias a la confianza que Álex de la Iglesia ha reposado en él desde que decidiese hacerle un hueco en Las brujas de Zugarramurdi, donde Mario se metía en la piel de un ‘tontaco’ que pasaba apuros entre un aquelarre de brujas.

Mario Casas va a repetir experiencia con el director bilbaíno en Mi gran noche, la nueva película que se trae entre manos De la Iglesia y que, de nuevo, no explotará la faceta más provocativa del actor. Esto no quiere decir que no lo vaya a vender como todo un triunfador. Lejos de ser así, ahora Casas triunfará como estrella del ‘electrolatino’ encarnando el papel de Adanne, un sex symbol de armas tomar que trata de seguir los pasos de su ídolo, Alphonso, al que da vida el cantante Raphael.

Para ello, Mario Casas se ha dejado melena y se ha teñido de rubio, tal y como se evidencia en las imágenes que ha publicado el propio director en su cuenta personal de Twitter que ha causado sensación durante este fin de semana. Estas fotografías han supuesto toda una revolución entre sus fans, que no daban crédito del radical cambio de look de su ídolo por exigencias del guion. “Sí, es él. Es Adanne. #origins. En una etapa más madura” o “Conoce a la nueva sensación de la música. Adanne rechazó formar parte de #OneDirection. No era su estilo”, bromeaba el director aprovechándose de los hastag del momento para conseguir una mayor repercusión de las instantáneas que, de por sí, ya generaron suficiente expectación.

“¡Alphonso es Dios! ¡Mi destino, mi sueño, mi vida, mi referente! #MiGranNoche”, escribía el actor para acrecentar el barullo generado en Twitter y que convirtieron a la próxima película del cineasta bilbaíno en lo más comentado de la jornada. En pocas horas hastag como #Adanniers #AmoaAdanne #VisteatuAdanne fueron escalando posiciones en la lista de los más comentado gracias también a la ayuda de compañeros de profesión que no dudaron en prestar su granito de arena a esta peculiar iniciativa.

Aunque las redes sociales siguen siendo su punto fuerte, Mario Casas ya no tiene que desnudar su admirado cuerpo para triunfar. Y eso, de por sí, ya es un logro a tener en cuenta en su carrera. Ha pasado de ser un ‘gigoló’ de la interpretación a un ‘tonto a las tres’ en el mismo terreno profesional, ganando con ello el reconocimiento de la crítica y el respeto de la audiencia, que mira más allá de su cara de niño bueno y su sonrisa Profident, sus pectorales, sus bíceps, su fibrada tableta de chocolate, -¿no empieza a hacer calor aquí?-. No obstante, nunca está de más recordar cómo está el mozo, dado que también se encuentra inmerso en otro proyecto cinematográfico, Toro, como así compartió él mismo en su Twitter 8primera foto de la siguiente galería).

Mario Casas se prepara para la película 'Toro'

Mario Casas se prepara para la película ‘Toro’

Ryan Gosling, un seductor en la pista de baile con 12 años

Ryan Gosling es de esos actores que, aunque interpretase mal, ya nos conquista. No es el caso, pero el chico ha tenido fácil eso de ser uno de los grandes galanes de Hollywood, pero esta fama ya se la había labrado mucho tiempo atrás, conquistando a las féminas con sus movimientos de cadera. Al menos eso es lo que se desprende del nuevo vídeo del afamado actor que está causando sensación en las redes sociales.

90s-child-stars-who-are-still-famous-ryan-goslingTan sólo tenía 12 años y ya era todo un seductor. Lo suyo estaba claro que iba a ser el artisteo, pero primero tanteó el terreno como bailarín hasta que la interpretación entró de lleno en su vida. Las imágenes corresponden al año 1992, un año antes de que entrase a formar parte del elenco del Club de Mickey Mouse y son la sensación del momento en las redes sociales. Sus dotes sobre la pista de baile han dejado atónitos a propios y extraños. Esos contoneos, sus miradas felinas al público y la forma de acaparar todas las miradas a pesar de las siete chicas que trataban de robarle el protagonismo, han hecho de Ryan Gosling uno de los grandes protagonistas del fin de semana.

[¡Ryan Gosling al fin se come los cereales!]

Sin embargo, existen otros vídeos que demuestran que Ryan Gosling era todo un profesional de las pistas de baile y que ese clip que se ha convertido en viral es tan sólo una muestra de lo que se puede encontrar uno sobre el actor si bucea por la red. Les facilitamos el trabajo…

Se fue Robin Williams: Oh capitán, mi capitán

“El día de hoy no se volverá a repetir. Vive intensamente cada instante, lo que no significa alocadamente; sino mimando cada situación, escuchando a cada compañero, intentando realizar cada sueño positivo, buscando el éxito del otro; y examinándote de la asignatura fundamental: el amor. Para que un día no lamentes haber malgastado egoístamente tu capacidad de amar y dar vida.” Con esta frase empezamos nuestro pequeño homenaje a Robin Williams, tras conocerse su fallecimiento la pasada madrugada a causa de una asfixia.

Citar a Robin Williams es nombrar a uno de los actores más carismáticos que ha dado Hollywood en los últimos años y asociarlo al cine es relacionarlo con estilos tan diferentes como la comedia o el drama y junto a éxitos tan rotundos como El club de los poetas muertos, Mrs. Doubtfire, Jumanji, Hook o El hombre bicentenario.

Nacido un 11 de julio de 1951 su interés por el teatro vino pasada su adolescencia, cuando se mudó a California y dejó los estudios de política para ingresar en la Julillard School de Nueva York, donde estuvo estudiando interpretación durante tres años.

Su primer papel lo obtuvo en la serie Mork & Mindy, en la que interpretaba a un extraterrestre, consiguiendo un éxito arrollador además de asentarse dentro de un género que le daría varias satisfacciones como es la comedia.

Años más tarde, dio el salto al cine con una película que pasó con más pena que gloria. Pero su verdadero éxito vino con la adaptación en carne y hueso de Popeye, dándose a conocer a nivel internacional.

[photomosaic ids=17702,17703,17704,17705]

Después de estos dos papeles en televisión y cine vino el auténtico auge del actor. Películas como Good Morning, Vietnam o El Club de los poetas muertos ayudarían al actor a darse a conocer y  obtener sus dos primeras nominaciones a los Oscars. Pero Williams no consiguió el éxito tan esperado hasta 1997 cuando se hizo poseedor de la estatuilla dorada, con la película Good Will Hunting junto a Matt Damon.

Aunque no sólo en estos filmes participó el actor. Películas tan comerciales como Mrs. Doubtfire, donde interpretaba a un padre divorciado que se hace pasar por una niñera para poder estar con sus hijos, Flubber, en la que interpretaba a un científico un tanto especial que crea una masa verde que tiene vida propia, o al humanoide Andrew en El hombre bicentenario sin olvidar su papel en Jumanji, donde interpretaba al niño desaparecido Alan Parrish, le sirvieron para formar parte del ideario cinematográfico mundial.

[photomosaic ids=17706,17707,17708,17709,17710,17711,17712,17713,17714,17715]

A parte de la comedia y drama, el actor también se atrevió con el género de acción con el film Insomnia, junto a Al Pacino y Hilary Swank.

Robin Williams fue también un habitual de la pequeña pantalla, siendo uno de los primeros actores con éxito en dar el salto de la gran a la pequeña pantalla. Apariciones estelares en series tan míticas como Saturday Night Live, Friends, Ley y Orden o, la que fue su última serie en televisión como protagonista, The Crazy Ones que junto a Sarah Michelle Gellar interpretaba a un genio de la publicidad con unos métodos poco especiales para convencer al cliente. La serie no consiguió atraer al público y fue cancelada este mismo año con tan solo una temporada.

No era para nadie desconocida la afición de Williams a la animación. Uno de sus mayores éxitos en esta rama fue, sin lugar a dudas, el que obtuvo poniendo la voz al Genio de la película de Disney, Aladdin, donde se atrevió también a cantar.

Después de esta película, otras como Happy Feet o la serie de animación Bob Esponja, donde se interpretaba a sí mismo, contaron con su carismática voz.

[photomosaic ids=17716,17717,17718,17719,17720]

Referente a su vida personal, la vivió intensamente. Casado dos veces y teniendo tres hijos de estos matrimonios, Robin Williams vivió entre excesos cuando su carrera se encontraba en todo lo alto. Durante los años ochenta reconoció que era adicto a la cocaína, pero lo dejó cuando nació su primer hijo. Años más tarde, su hermano mayor, moriría por problemas cardíacos.

A principios de siglo y después de unos años sin probar el alcohol volvió a caer en sus garras,  lo que hizo que ingresara en una clínica de desintoxicación. Después de superar estas adicciones apareció en el documental de Discovery Channel, titulado «Curiosidad, ¿cómo funcionan las drogas?»

Todo esto y, mucho más, nos quedará en el recuerdo, porque desde hoy ya no sólo hay una estrella en el paseo de la fama de Hollywood, si no también en el cielo dispuesto a hacernos reír y emocionarnos con su legado. Porque como dijo en El Hombre Bicentenario: “La risa es esencial para una buena amistad”.

ROBIN WILLIAMS EFE2014081109124311211243

Álex Angulo, una vida dedicada al cine, televisión y teatro

El cine español y europeo están de luto. Ayer, domingo 20 de julio, fallecía en un fatal accidente de circulación el actor Álex Angulo a la edad de 61 años.

Con una dilatada carrera en cine y televisión, empezó su andadura en la pantalla grande a la edad de 28 años de la mano del director Imanol Uribe en la película La fuga de Segovia, película basada en la historia de la fuga de un recluso, contada por él mismo a un periodista. Años más tarde, participó en películas como El amor de ahora o El rey pasmado, pero no fue hasta que en 1995, Álex de la Iglesia, después de trabajar juntos en la película de culto Acción Mutante o Marbella antivicio, contara con el actor en su ya mítica obra: El día de la Bestia, dónde dio vida a un sacerdote y su lucha contra el nacimiento del Anticristo. Este papel le otorgó su primera nominación a los premios Goya, en 1999 y en 2010 volvió a repetir nominación como mejor actor de reparto por las películas Muertos de risa y El gran Vázquez.

En televisión, Álex Angulo, tuvo papeles esporádicos en series tan míticas de la ficción nacional como, Los Ladrones van a la oficina o Villarriba y Villabajo, pero por si algo es recordado para el gran público, es por su interpretación en la mítica serie de Globomedia, Periodistas, encarnando cada lunes durante cuatro años al redactor del Crónica Universal. Una serie que junto con actrices como Amparo Larrañaga, Belén Rueda, Maria Pujalte, su mujer en la ficción, o Pepón Nieto, nos mostraban las aventuras y desventuras de una redacción.

Después de este papel, realizó pequeños cameos en series tan recordadas como 7 vidas, El Comisario o Cuéntame cómo pasó. En 2011, recibió el premio como mejor actor de reparto, otorgado por la Unión de Actores, por la serie 14 de abril. La República.

Pero no solo en cine y televisión se movía el actor, en radio, participó poniendo voz a novelas tan conocidas como Drácula o La Vida de Brian.

[photomosaic ids=16499,16498,16500,16501]

Toda una vida dedicada en cuerpo y alma a la interpretación, desde que a principios de los años setenta formara parte del grupo teatral Karraka, y que ayer se vio truncada por un fatal accidente de tráfico.

Tal vez Álex Angulo no formara parte de nuestra familia, tampoco de nuestros conocidos, pero lo que si es cierto es que ya forma parte del ideario audiovisual colectivo.

Jordi Mollá, el actor que pinta como antídoto a la soledad

Jordi Mollá en una exposición en MadridUn artista para considerarse como tal debe ser capaz de transmitir a través de su arte. Jordi Mollá está sobrado en este aspecto. No sólo ha sabido cautivar al público con su faceta como actor, la más conocida de todas también por el hecho de haber estado nominado hasta en cinco ocasiones para los premios Goya. Otra de sus cualidades menos conocidas es igualmente aplaudida por la crítica –esos que saben mucho y hablan más aún-  y por el público: la pintura. Como artista plástico también ha tenido la oportunidad de recorrer mundo. A su favor hablan las más de 30 galerías repartidas por todo el globo, que han pujado por mostrar sus obras en sus estancias, desde Madrid a Miami pasando por Londres, San Petersburgo, Buenos aires o Roma en la última década.

Comenzó a tantear con los pinceles en París. La ciudad de la luz no es que le inspirase especialmente, pero las horas muertas en un hotel galo le empujaron a elegir la pintura como medio de expresión y vía de escape a la asfixiante soledad: “Estaba en París grabando la película La cible y no conocía a nadie. No tenía ningún amigo y me temía esos días tan largos de soledad. Fue un antídoto contra la soledad y un gran amigo esto de pintar”. Esto fue hace más de veinte años y, desde entonces, el buen hacer del actor catalán con las artes plásticas ha ido ganando cada vez más adeptos, entre ellos Johnny Depp, que podría considerarse como su principal fan.

[photomosaic ids=»9994,9995,9996,9997,9998,9999,10000,10001,10002,10003,10004,10005″]

La relación del español con el actor fetiche de Tim Burton comenzó en 2001, cuando coincidieron en la película Blow, donde también trabajaba Penélope Cruz. Aquí se inició una buena amistad, que ha perdurado en el tiempo. Johnny Depp no sólo ha sido testigo de excepción del proceso de creación de algunas de sus obras, sino que además en las estancias de su casa ya reposan hasta diez lienzos firmados por Jordi Mollá.

El estilo de Mollá podría encuadrarse en el impresionismo abstracto. Una técnica influenciada por “cinco o seis artistas”, que parece gustar al público no sólo a la hora de valorar su obra, sino también en el momento de rascarse el bolsillo y hacerse con una de sus creaciones. En abril del pasado año concedió una entrevista al diario ABC con motivo de la presentación de una exposición en la galería Gaudí de Madrid, donde reconoció “meterse en la piel” del artista catalán Antoni Tàpies sin llegar a “ser un falsificador”.

[photomosaic ids=»9976,9977,9978,9979,9980,9981,9982,9983″]

“Las cruces no están registradas por Antoni Tàpies, son de dominio público y yo soy muy democrático”, aseguraba Mollá al citado medio a la vez que confesaba que “la gente se lleva mis cuadros a casa porque se parecen a Tàpies”. No tiene miedo a las comparaciones y menos si en la transacción sale ganando: “¿Por qué lo hago? Porque la gente tiene miedo a ver algo que nunca ha visto. Por eso yo hago cosas que se parecen a cosas. Ahí el espectador se siente más seguro porque se parecen a Tàpies. Y entonces miran el precio y ven que no valen ni un cuarto de lo que vale un Tàpies. Mira su bolsillo y se lo lleva a casa porque parece suyo”.

Pero no sólo Tàpies es santo digno de su devoción. Jordi Mollá también siente predilección por las obras de Sorolla. Reconoce no tener “una explicación para ello. Los cuadros no se pueden mirar con los ojos, hay que hacerlo con el alma y para mí su obra es especial”. Otro pintor patrio con el que se siente vinculado de alguna forma es Dalí, a quién le gustaría interpretar en la gran pantalla y cuyo papel se le ha resistido hasta en dos ocasiones: “Un actor que no es catalán no puede hacer de Dalí. Si tú no sabes lo que es el delirio de una tramontana en Cap de Creus no puedes llevar adelante el proyecto, pues los personajes que viven allí son todos delirantes”. Una manera redonda de aunar sus dos pasiones, la interpretación con la pintura, y sacar de sí el loco que lleva dentro y que queda reflejado en sus pinceladas.

[photomosaic ids=»9984,9985,9986,9987,9988,9989,9990,9991,9992,9993″]

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén