Mickey Mouse, Alicia dentro de su más que alocado “País de las Maravillas” o el siempre querido Piolín son algunos de los personajes que el artista Stefan Thelen, conocido como Super A, ha conseguido diseccionar para poder mostrar al mundo su verdadero rostro.

Artista urbano, diseñador gráfico, revolucionario social y considerado uno de los mejores muralistas en su país de origen Holanda. Thelen ha sabido encontrar su hueco combinando arte urbano, diseño gráfico y algunas de las técnicas más tradicionales de la pintura, consiguiendo así dar forma a obras con una enorme carga social. Tras graduarse por el Graphic Lyceum en Rotterdam, sabía que para poder ser artista urbano debía crearse un seudónimo, de esta manera nació Super A con el que a día de hoy es conocido en todo el mundo y cuyo nombre ha conseguido acaparar toda su obra.

Personajes de la política o de la realeza como la reina Isabel II, George Washington o el más que polémico presidente de los Estados Unidos Donald Trump han sido algunos de los personajes que han pasado por los pinceles de Super A. Ahora es el turno de los iconos de nuestra infancia.

El siempre más que inocente Bambi, la dulce Blancanieves y su séquito animal o el divertido Garfield son algunos de los personajes animados que Thelen ha conseguido diseccionar como si de una fruta pelada se tratase, mostrándonos la verdadera cara de cada uno de ellos. Ése rostro real escondido bajo el disfraz de la animación, una forma mas que creativa de resaltar la naturaleza interior, haciéndonos pensar inevitablemente si nuestros ojos nos engañan o si realmente vemos lo que queremos ver.