Resultados de buscar: "robin williams" Página 2 de 2

Un ilustrador publica un póster de los ‘Gremlins’ con más 80 referencias de películas y series

Increíble, pero cierto. Un verdadero puzzle artístico que nos invita a jugar a un auténtico ‘Quién Es Quién’, en el que el clásico ‘¿Dónde está Wally?’ se queda en pañales. Con los míticos ‘Gremlins de escenario, el artista Kevin M Wilson, conocido en las redes como Ape Meets Girl, nos invita a adentrarnos en un sótano oscuro y lúgubre, en el que nos transporta al largometraje de Steven Spielberg que hizo tener pesadillas y reír a más de uno y de una en 1984. 

Leer más

El peluquero que hace arte con famosos sobre el pelo

Su peluquería es una de las más concurridas de San Antonio, Texas, donde su clientela cada vez se está volviendo más exigente a la hora de pedir extravagantes cortes de pelo. Y es que la fama de Rob Ferrel está rompiendo fronteras y cada vez son más las personas que acuden a su salón de belleza o taller de arte para dar una vuelta de tuerca a su look capilar. Lo suyo no es cortar, secar y peinar. Le va más eso de reproducir rostros de personajes conocidos sobre la cabellera de sus clientes, lo que le ha granjeado una fama sinigual, al ser el primer artista del pelo del mundo que crea arte donde antes solo había pelos y más pelos. Robin-Williams-Rob-Ferrell-Facebook_CLAIMA20140903_0194_30   Su pasión siempre ha sido el dibujo, pero entendía que si quería alimentar a su familia debía dejarse de sueños y trabajar a tiempo completo en su oficio como peluquero. Poco a poco comenzó a aunar su hobby con su trabajo y como resultado ha obtenido el reconocimiento por parte de la crítica que ha alzado sus creaciones al olimpo de los cortes de cabello.

El primer retrato que realizó fue inmortalizar la cara del rapero Tupac Shakur sobre la cabeza de un amigo suyo. De ahí comenzó una discreta carrera haciendo aparecer caras sobre las cabelleras de sus clientes, hasta que el jugador de la NBA Tony Parker llegó a su estudio en 2012 con un encargo. De ahí su fama dejó de pulular de boca en boca a acaparar jugosos titulares por todo el mundo destacando su trabajo con Johnny Depp, Bruce Lee, Barack Obama, Spiderman o Messi como iconos a retratar. Sus herramientas de trabajo son una simple máquina de afeitar, unas tijeras y una navaja, con las que logra dar distintos volúmenes al cabello hasta lograr reproducciones hiperrealista de personajes famosos en la cabeza de sus clientes.

Eso sí, el pelo no es su único soporte y ha llegado a realizar retratos con azúcar, ketchup, arena, suciedad sobre un coche e incluso con los restos de la digestión de un bebé en un pañal…

Jurassic World: «la vida siempre se abre camino»

Veintidos años después del desembarco de la primera entrega del mito jurásico, llega a los cines Jurassic World, la cuarta entrega de una de las franquicias Hollywoodiense más famosas de todos los tiempos: Parque Jurásico. Es tan imposible no pensar en Parque Jurásico al sentarte en el cine a ver Jurassic World, como imposible es hablar de la segunda sin caer en el placer culpable de compararla con la primera. De hecho, error es no ver Jurassic World como lo que es: un ejercicio cinematográfico que más que innovar, intenta rendir pleitesía a su original.

Jurassic World parte de una base muy, muy complicada: unos fans muy entregados y, también, muy cabreados con sus dos anteriores entregas. Y es que seamos francos: ninguna de ellas estuvo a la altura de la primera, y ninguna de ellas supo mantener ni siquiera el espíritu de ésta. Jurassic World, por su parte, no sólo mantiene el tipo de principio a fin, sino que además consigue manejar bastante bien un guión con los justos y necesarios tintes cómicos para que nadie eche de menos al (adorable) personaje de Jeff Goldblum (Ian Malcom en Jurassic Park).

tumblr_m5vtmiEn291qdj4i3o1_500

JWSuperBowlTrailer-Raptors1Jurassic World sigue basándose en su fórmula clásica de cuatro pilares separados por azar. Nunca olvidaremos a los pequeños Tim y Lex, intentando huir de Isla Nublar de la mano de Alan Grant (Sam Neil) y Ellie Sattler (Laura Dern). Ahora, nuestro cuádruplo vencedor está formado por Owen Grady (Chris Pratt) amaestrador de velociraptores (¡SÍ, señores!), Claire (Bryce Dallas Howard) jefa de operaciones del parque, y los hermanos Gray (Ty Simpkins) y Zach (Tim Robinson) sobrinos de Claire en periodo vacacional visitando a su tía en el mayor parque temático que nadie (excepto el viejo Hammond) hubiera podido imaginar. El mundo de Jurassic World es ahora una realidad que no tardará en tambalearse para dejar paso a la aventura que más nos gusta: la de los dinosaurios descontrolados en un parque y un entorno bastante más moderno que veinte años atrás.

640_jurassic_world_embed1

En el ámbito de los personajes, Jurassic world se mueve en un terr31724eno bastante sencillo, pero efectivo. Tampoco hace falta más. De los memorables personajes de la primera entrega (que básicamente eran TODOS) de ésta última quizá solo destaque el pequeño Gray Mitchell. El espíritu de Tim está presente en el joven Gray, rebajado al 50% de repelencia, eso sí. Gray representa la sabiduría de Tim y los miedos y la ternura de Lex. Y no, ya sabemos que nunca jamás olvidaremos frases como “he vomitado”, “¡Volvemos a estar en el coche!” o “galli-galli-¡gallimimus!” pero lo cierto es que con el personaje de Gray, el pequeño Tim y Lex se sienten de una u otra manera en Jurassic World, aunque no estemos en el Jurassic Park de Spielberg.

Y es que el bueno de Spielberg no se desentendió para nada del proyecto jurásico, pero no quería dirigir. Por ello le echó el ojo a un director apenas conocido en nuestro país (Colin TrevorrowSafety Not Guaranteed-) para dirigir Jurassic World. Y dio en el clavo. Sin comerlo ni beberlo, el señor Trevorrow se vio en la agridulce tarea de dirigir esta marabunta y ha terminado cumpliendo las expectativas o, como mínimo, aguantando el tipo.

8acRGDoJurassic World guarda la misma estructura clásica que Spielberg sabe hacer tan bien. ¿Y alguien esperaba carcajadas en Jurassic World? Pues las hay. En ese sentido, Jurassic World parte de una base ganadora que se llama Chris Pratt, en el papel de tonti-listo salvador, cachitas y, además, buena persona. ¿Típico? Sí. ¿Error? Para nada, pues funciona a la perfección.

Error es ver Jurassic World como algo que no es: una película innovadora, deudora de contarnos una historia súper original. Esto ya se hizo hace 22 años. Jurassic World no intenta ser Jurassic Park; Jurassic World intenta guardar y, sobre todo, reavivar y venerar la memoria de Jurassic Park. Son dos cosas bien distitnas. Es imposible no ver las decenas de auto-referencias, los guiños, los planos y las secuencias en cuyo transcurso nuestra memoria vuelve inevitablemente a 1993: los niños excavando los huesos de dinosaurio, los gallimimus corriendo por la pradera, el vehículo esférico siendo atacado, el braquiosaurio enfermo…por no mencionar la visita al antiguo centro de operaciones cuyo primer plano de la puerta y la entrada del Indominux Rex pone, literalmente, los pelos de punta. Por no hablar de la música de Giacchino, cuya dificil labor era la de, al menos, mantener el espíritu del eterno maestro John Williams, cosa que consigue a la perfección.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es un error de base ver Jurassic World como una película que ha llegado para quitarle la medalla al Jurassic Park primigenio, único y original. Jurassic World ha venido para hacernos querer volver a aquel parque. Querer abrir de nuevo sus puertas. Querer guardar la respiración porque se acerca un T-Rex. Querer volver a vivir la tensión de aquella cocina mítica. Querer volver a los jóvenes 90. Querer ser niños. O padres con niños. Volver a sentarnos en aquella butaca y disfrutar, simplemente disfrutar.

Página 2 de 2

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén