Desde Malatinta ya os hemos hablado en muchas ocasiones, cómo el tatuaje está evolucionando a marchas agigantadas convirtiéndose en uno de los principales y nuevos focos de hacer arte. Lejos han quedado las palabras de tu madre y las caras de espanto de tu abuela ante un tatuaje que las parecía una aberración; ahora, el arte corporal ha conseguido desarrollarse y profesionalizarse dotándose de una identidad única y propia. Artistas de renombre como Shawn Barber o David Hale que ya triunfaban en la pintura e ilustración, decidieron probar suerte con el tatuaje manteniendo su liderazgo artístico, junto a los ya reconocidos mundialmente Nikko Hurtado o Kat Von D. Ahora, observamos boquiabiertos como cada día gracias a las redes sociales tatuadores que eran “desconocidos” consiguen convertirse en verdaderos “influencers” y ser venerados por su arte. Nomi Chi es una de ellas.

Nomi Chin Con residencia en Vancouver, esta joven tatuadora licenciada en ilustración por la Emily Carr University of Art & Design ha conseguido dotar a sus tatuajes de una esencia y un estilo único que no ha dejado indiferente a nadie. Trabajos que parecen haberse realizado a lápiz habiéndose quedado en un simple boceto, cuyo movimiento y expresividad recorren la piel de sus clientes que esperan ansiosos llevar para siempre alguna obra de la joven Chi. Actualmente tatúa en el estudio canadiense Gastown Tattoo Parlour y sigue desarrollando su trabajo como ilustradora y que podemos ver en su Facebook.