Cisnes sadomasoquistas de la alta sociedad, ranas reales o lémures enmascarados, junto con retratos de las más inimaginables hadas son solo algunos de los personajes más excéntricos de la naturaleza que conforman el nuevo proyecto artístico del ilustrador Bill Mayer.

Con sede en Georgia (EEUU), Mayer presenta una nueva serie llena de magia y creatividad, pero en la que ha querido dar un pequeño cambio. En esta ocasión, el ilustrador norteamericano ha elegido centrar su proyecto artístico en la técnica del gouache y la naturaleza. De esta manera, consigue crear una atmósfera que nos recuerdan a las tradicionales naturalezas muertas europeas, los retratos aristocráticos y las pinturas de paisajes románticos. El gouache, que es soluble en agua y más intensamente opaco que la acuarela, permite al artista imitar el increíble detalle de la pintura al óleo.

Mayer continúa trabajando en proyectos comisionados para publicaciones reconocidas como The New York Times Magazine, Smithsonian, Mother Jones y Scientific American.