Cuando la editorial Taschen le pidió al famoso artista pop británico Allen Jones que “condensara” la esencia de la top modelo Naomi Campbell en un estuche único para sus memorias, el no tardó en dar con la clave a su manera. El envoltorio del monográfico Naomi es visual y táctilmente provocador, en forma de corsé rosa, pecho en relieve incluido. Jones explicó que con su obra al borde del fetichismo no pretendía “ilustrar” a Naomi sino “encapsularla”. Los doscientos ejemplares de la “art edition” del libro por 4000 euros que contienen fotografías de Paolo Roversi y Jean-Paul Goude, ya están agotados, igual que la edición de coleccionista (mil ejemplares al precio de 2000 euros). Para los fans de la modelo queda la opción de reventa o esperar por si sale una edición más “popular”.

Te recomendamos: [Naomi protagoniza una performance en la semana de la moda de Milán]

ce_naomi_campbell_peter_lindbergh_03.jpg Homage to Paul Gauguin. Shot in Jamaica for Harper's Bazaar, USA, December 1992. © Peter Lindbergh

ce_naomi_campbell_peter_lindbergh_03.jpg
Homage to Paul Gauguin. Shot in Jamaica for Harper’s Bazaar, USA, December 1992.
© Peter Lindbergh

Naomi junto con el equipo de su amigo Benedikt Taschen han necesitado casi ocho años para sacar el libro más exhaustivo y espectacular jamás publicado sobre los treinta años de carrera de la supermodelo. Los dos volúmenes despliegan un impresionante portfolio visual, sesiones de moda, anuncios, portadas de revistas, pero también texto autobiográfico, anécdotas e historias personales. Como por ejemplo sus encuentros y entrevistas con Michelle y Barak Obama, Vladimir Putin, Hugo Chávez y por supuesto con su héroe personal Nelson Mandela. No es de extrañar que en las presentaciones del libro en Nueva York, Los Ángeles y Londres, se han dejado ver celebrities como el actor Leo DiCaprio, la actriz Uma Thurman, la todopoderosa editora del Vogue americano Anna Wintour, la modelo Eva Herzigova o el diseñador de zapatos Manolo Blahnik.

Naomi recuerda que todo empezó un cálido día de abril, mientras la todavía estudiante en secundaria paseaba en compañía de dos amigas por el área de Covent Garden en su ciudad natal Londres. Se la acercó una “scout” con acento norteamericano y la preguntó si se había planteado hacer de modelo. Naomi llego a casa entusiasmada, pero la respuesta de su madre no fue para nada alentadora. Aun así Naomi empezó a dar sus primeros pasos en el mundo de la moda, mientras se aseguraba de aprobar todos sus exámenes. Casi treinta años después y desde la perspectiva de su estratosférico éxito Naomi confesaba a la actriz Woopi Goldberg en un programa de televisión, que desde sus inicios y durante mucho tiempo la única verdadera aprobación que buscaba en todo lo que hacía, era la de su madre y su abuela.

Te recomendamos: [Terry O’Neill: el fotógrafo de los artistas]

ce_naomi_campbell_ellen_von_unwerth_03.jpg Shot for Vogue, USA, March 1998. © Ellen von Unwerth

ce_naomi_campbell_ellen_von_unwerth_03.jpg
Shot for Vogue, USA, March 1998.
© Ellen von Unwerth

Pero el romance veraniego de Taschen con las supermodelos sigue con otra de las “eternas” tops Gisele Bundchen. Ya está a la venta la edición comercial (60 euros) de su libro-resumen de veinte años de carrera. Agotadas igualmente la art edition (2000 euros) y la de coleccionista (1000 euros). El libro Gisele Bundchen es más visual y minimalista en cuanto a texto. Ella se lo dedica a su perrita Vida, la que fue su “amiga, confidente, pareja, mi primer hijo”. Confiesa de algunas de las fotografías que “había jurado que nunca se mostrarían”, pero desde la altura de los años y seguro que de sus prácticas de mindfulness, decidió que “la ocasión lo merecía y debían estar”.

010_ce_buendchen_gisele_m - © Mario Testino/ TASCHEN Vanity Fair, 2009

010_ce_buendchen_gisele_m – © Mario Testino/ TASCHEN Vanity Fair, 2009

Su padre Valdir cuenta que con su madre Vania le pusieron Gisele por el protagonista – un espía, de los libros que le gustaba leer de joven.

“Quizá compartamos los mismos genes germánicos, pero para mí Gisele representa lo mejor de Brasil”, comenta el polifacético diseñador Karl Lagerfeld. Lo corrobora precisamente Naomi Campbell, según quien “ella colocó a Brasil en el mapa de la moda”. Pero lo que más le debe de enternecer a Gisele es ese “Te amo muito meu amor” que le escribe su marido, el jugador de fútbol americano Tom Brady.

Te recomendamos: [Supermodelos de antes y ahora]

Y aunque no pueden ser más diferentes por fuera y por dentro, la zen Gisele y la explosiva Naomi tienen en común el “récord” de ser las dos top modelos no solo más exitosas y carismáticas, sino también las más longevas de sus respectivas generaciones (con permiso de Kate Moss).

Tratándose de quien se trata en ambos casos y teniendo en cuenta el amplísimo archivo fotográfico con el que han contado los editores, el delirio visual está asegurado. Y mientras Naomi ha forjado su aura de diva irrepetible a base de cuerpo de pura raza y carácter de escándalo (algunos jocosos juicios incluidos), Gisele es todo yoga, filosofías orientales y mantras. Así que no podía ser menos, todos los ingresos de su libro irán a alguna de sus causas benéficas.

Ambas retrospectivas están firmadas lógicamente por casi los mismos famosísimos fotógrafos, entre ellos Helmut Newton, Herb Ritts, Patrick Demarchelier, Mario Testino, Richard Avedon, Ellen von Unwerth.