El humor, la sorpresa y el absurdo son componentes esenciales en el proceso creativo y Brest Brest Brest parecen tener la firme convicción de explotar todas sus posibilidades. Para muestra, una de sus series creativas, titulada ‘History and chips’. Diversos collages y retratos de corte clásicos- cubiertos y empapados con variados elementos culinarios, salpican de creatividad unas obras que se alejan conscientemente del carácter tradicional, homogéneo y estándar.

 

Este taller de creación gráfica cuenta con dos artífices cuya originalidad define claramente su estilo. Arnaud JarsaillonRémy Poncet no dejan indiferente al público con sus creaciones. El primero de ellos, marcado por una trayectoria interesante en el teatro de calle, compagina su faceta de pintor y artista con su pasión por la música, como baterista y guitarrista de varios grupos: Cowbones y el quinteto OS, especializado en la creación musical de películas legendarias de los años 20.

El estilo de Poncet, de la escuela  Valentinoise (Valence, en la región de Drôme de Francia), es un apasionado de aventuras discográficas y artesanías de todo tipo, como muestran sus proyectos con el sello Objet Disque -ideada para servir  de espacio de experimentación gráficos en torno a este ámbito- o los proyectos musicales con Chevalrex y Cowbones.

 

Su “cálido” estudio ubicado en la pequeña localidad de Crest, es el epicentro de las creaciones de este colectivo que “bebe café en la ventana, imagina carteles más grandes que ellos mismos, come caliente al mediodía, pasa tiempo matizando los detalles de nuevas o antiguas tipografías, planea desprenderse de toda cosa superflua, escucha discos alternativos por la mañana y barrocos por la tarde…”, tal y como se definen ellos mismos, hasta concluir: “En fin, Brest Brest Brest vive bien y está dispuesto a la batalla”.

Esta pasión por lo clásico y su fusión con la devoción por la música que derrochan ha dado lugar a diversas creaciones caracterizadas por el carácter desenfadado y rompedor de estos artistas.