Las grandes catedrales gastronómicas del hierro

Con la llegada de la Revolución Industrial en el siglo XVIII, el siglo XIX supuso un cambio de 180 grados para el todo entramado urbano a nivel europeo. El rápido desarrollo de las ciudades, de los transportes, la industria y el comercio sugiere una amplia transformación del sector de la construcción. Con ello, aparecen una nueva tipología de edificios que permite el desarrollo de la ingeniería.