La «Casa del Infinito» de Alberto Campo

Una playa de fina arena que parece no encontrar fin. El océano Atlántico bañando su orilla. Muy cerca, las ruinas de lo que fue una vez una de las ciudades romanas exportadoras del garum a todo el Imperio y que, trágicamente, desapareció bajo la acción de un devastador maremoto y los acuciantes saqueos de piratas mauritanos y germanos.