Pasaje Lodares, o el espectacular “sex-appeal” modernista de Albacete

No solo es uno de los principales e imprescindibles atractivos de la ciudad de Albacete. Tampoco es “solo” una de las tres únicas galerías modernistas en España. Sin duda, es una de las calles más bellas del país. Pero es más, por su elegancia y su encanto,  el Pasaje Lodares puede rivalizar con otras espectaculares galerías comerciales, como por ejemplo las de Milán, Bruselas, o París.

Su atractivo se asienta sobe unas llamativas columnas renacentistas. La cubierta es un tragaluz de hierro y láminas de cristal que permiten el paso de la luz. Precisamente el cambio de la apariencia según el momento del día o de la noche hace que las visitas al Pasaje Lodares sean todavía más atractivas.  Por su parte, los herrajes en balcones y puertas muestran la artesanía rejera de la ciudad.

Pasaje Lodares se encuentra entre las calles Mayor y Tinte. Fue diseñado en 1925 por el arquitecto valenciano Buenaventura Ferrando Castells y mandado construir por Gabriel Lodares. La calle está declarada Bien de Interés Cultural.

Durante la Guerra Civil estuvo a punto de ser destruida, ya que allí se encontraba Radio Albacete, tomada por los nacionales en los primeros días de 1936. La radio repetía constantemente el bando de guerra. Un avión republicano fue enviado para bombardear la radio y acallar la sublevación, pero no lo lograron.

Así, Pasaje Lodares sigue siendo de los monumentos únicos por los que merece la pena visitar el destino entero. En este caso, Albacete.